APOYO AL 'PROCÉS' La moda se enfunda el traje más político

APOYO AL 'PROCÉS'
La moda se enfunda el traje más político

Nunca la 080 Barcelona Fashion se había enfundado de forma tan ostentosa el traje político como en la vigesimoprimera edición, que cerró el pasado viernes con un homenaje al modisto franco tunecino Azzedine Alaïa, fallecido en noviembre. Durante numerosas ediciones el principal protagonismo recayó en Helena Rakosnik, la mujer de Artur Mas, president de la Generalitat entre 2010 y 2016. No se perdía un desfile y se dejaba notar. Pero no tanto como lo ha hecho esta vez el presidente de la organización, Miquel Rodríguez, que justificó la inauguración sin acto institucional: «No tocaba con la situación que tenemos, con medio gobierno en el exilio y la mitad en la prisión», esgrimió el responsable de un certamen que ha reunido a más de 30 firmas.

El 'procés' saltó a la pasarela con el lenguaje político nada sutil de diseñadoras como Miriam Ponsa y Txell Miras. La primera reservó en la primera fila un banco de color amarillo para los políticos catalanes encarcelados.

En su colección, titulada 'La marcha de la sal', dijo advertir muchos paralelismos entre la protesta pacífica de Mahatma Gandhi y la reivindicación del derecho a decidir en Cataluña. «Como artista me expreso creando y reflejo las cosas que me pasan. Necesitaba esta vez hacer una colección política, un manifiesto». Como Miras, cuya colección, inspirada en la Santa Inquisición, emuló el miedo: «Hablo de cómo me siento, angustiada por la situación».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos