Meghan va a Buckingham y conoce por fin a Isabel II

Meghan e Isabel II compartieron un té en el Palacio de Buckingham. :: AFp  efe/ /
Meghan e Isabel II compartieron un té en el Palacio de Buckingham. :: AFp efe / /

La novia del príncipe Harry y la reina de Inglaterra tomaron té juntas, lo que abre la puerta al anuncio oficial del compromiso

PEDRO MUÑOZ

Llevan juntos más de un año, Meghan está «feliz y enamorada» y Enrique le hace golosas carantoñas en público (en los Juegos Invictus les fotografiaron cogidos de la mano), pero faltaba lo más importante: el encuentro cara a cara con quien tiene que 'bendecir' el noviazgo entre el príncipe, de 33 años, y la actriz estadounidense, de 36, que es una mujer divorciada. Y, claro, tratándose de la reina Isabel II, la cita sólo podía celebrarse en Buckingham a las «five o'clock» alrededor de una humeante taza de té con una nube de leche y pastas dulces y saladas. Según asegura la prensa inglesa, el encuentro entre la abuela del novio y la joven norteamericana tuvo lugar la semana pasada y discurrió sin contratiempos; o sea que fue bien, lo que permite pensar que, a partir de este punto, comienza la cuenta atrás para el anuncio oficial del compromiso que culminará en boda. Hay quien baraja como fecha del enlace la primavera o el verano de 2018 y recuerda que Meghan ya ha anunciado que abandona el rodaje de 'Suits', la serie en la que es protagonista, para trasladarse a vivir con Enrique a su residencia del Palacio de Kensington, en Londres.

De su cita con la reina de Inglaterra, de 91 años, se sabe que su marido, Felipe de Edimburgo, de 96, no estuvo presente y que la pareja de jóvenes entró y salió del palacio muy discretamente, en un coche con cristales tintados. Poco más ha trascendido. Según el 'Daily Mail', «todo fue deliberadamente informal, con la idea de calmar los posibles nervios de Meghan» y también para asegurarse de que el encuentro no se divulgara «demasiado» entre el personal de Buckingham (más de trescientos empleados) y empezaran a filtrarse chismes.

El té de las cinco se sirvió en el salón privado de la reina, con vistas a los jardines de la residencia. Hechas las presentaciones oficiales y una vez saldado (al parecer con buena nota) el viejo hábito de cumplimentar a la monarca, todo indica que la presencia de Meghan junto a otros miembros de la Familia Real irá 'in crescendo', sobre todo con sus futuros cuñados, Guillermo y Kate Middleton (embarazada de su tercer hijo) y sus sobrinos, los príncipes George y Charlotte.

Fotos

Vídeos