Libros con futuro

Libros con futuro

Quien afirme que los libros no tienen futuro no ha visto la nueva biblioteca de Tianjin. El edificio de 33.700 metros cuadrados acaba de ser inaugurado en Binhai, el barrio marítimo de la cuarta ciudad china, con 15 millones de habitantes. El estudio de arquitectos holandés de Winy Maas, Jacob van Rijs y Nathalie de Vries -con varios empleados españoles- es el responsable del diseño y ejecución de esta vanguardista infraestructura cultural con capacidad para 1,2 millones de volúmenes. La construcción de planta rectangular, de cinco pisos, tiene un atrio central donde las estanterías forman ondulantes filas paralelas en cascada del techo al suelo. Los visitantes pueden curiosear, sentarse a leer o charlar con otros usuarios. Solo una pega: los arquitectos de MVRDV lamentan que, debido a la premura del proyecto -tres años del primer boceto a la apertura-, una parte esencial del diseño original se cayó: los anaqueles más altos no son accesibles desde las plantas superiores, por lo que en ellos no hay libros, sino láminas de aluminio impreso simulando sus lomos. Y, por si alguien se lo pregunta, no, el plumero no llega ahí arriba: las baldas superiores se limpian con un sistema de cuerdas y andamios móviles.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos