Letizia revaloriza el joyero real

Hasta un 50% podría incrementarse, en subasta, el valor de las joyas que ha usado desde que se convirtió en Reina

GLORIA SALGADOMADRID

Son piezas majestuosas y, para muchos, objeto de deseo. No están a la venta. Y dificílmente lo estarán, aunque ha habido casos (no aislados) en los que descendientes de sangre azul han decidido cambiar euros por brillantes, deshacerse de las joyas de la abuela para sanear la cuenta corriente. Periódicamente, en las subastas, aparece una de esas piezas con Historia. Hace un lustro, por ejemplo, se subastó en Sotheby's un brazalete que perteneció a la reina Victoria Eugenia. 2,7 millones de euros se pagó por esta singular alhaja, convirtiéndose en la segunda pulsera firmada por Cartier más cara de la historia. Sobra decir que el brazalete no pertenecía a la Familia Real, ni que tampoco formaba parte de las 'joyas de pasar', pues no hay que olvidar que fue esta reina la que, en testamento, dejó escrito que una serie de piezas sólo podían ser usadas, desde entonces en adelante, por las reinas de España.

En ese joyero que hace ahora tres años recibió doña Letizia de doña Sofía se encuentran dos tiaras: la de las flores de Lis, que 'estrenó' en febrero de este año en la cena oficial al presidente argentino, Mauricio Macri, y su espeosa, así como la diadema de Cartier. ¿Se puede poner precio a estas joyas? Por poder, se puede, pero según apuntan desde CIRCA, firma experta en tasación de joyas, "el valor de una pieza se determina en la sala de subastas, donde en el lenguaje experto denominamos 'valor justo de mercado'". Podría decirse que su valor es incalculable, porque, hoy por hoy, no hay posibilidad de calcular. Las joyas de la Reina no se venden. "Una aproximación podría ser compararlas con algunas joyas símiles que se han vendido en subasta en el pasado reciente. Las tiaras de Battenburg, estrechamente relacionadas con las españolas, tuvieron un precio medio de subasta de entre 130.000 y 200.000 euros. La variedad y el tamaño de las piedras en las tiaras españolas podría elevar ese valor medio de 150.000 a 250.000 euros", sostienen desde CIRCA. Pero, ojo, "a esto debemos agregar el valor 'Premium', es decir el de la asociación que se genera por el interés en el dueño actual o anterior del artículo. Evidentemente ese porcentaje también es difícil de estimar, ya que depende de cada personaje. Pero si nos fijamos en las posesiones que se comercializaron de la princesa Diana a su 'valor justo de mercado' hay que añadirle un 50%".

Y con doña Letizia, se entiende, ocurre algo parecido. Hoy por hoy, la Reina es mucho más mediática de lo que en su día lo era doña Sofía. Cada vez que aparece en un acto es examinada con lupa. Gracias a ella se redescubrieron joyas de la Familia Real que casi habían pasado inadvertidas cuando la dueña del joyero era su suegra. Un ejemplo es la tiara de las flores de Lis o las pulseras gemelas de diamantes, que también pertenecieron a Victoria Eugenia. Actualmente, doña Letizia dispone de hasta ocho tiaras para su uso. En realidad, según dejó testado Victoria Eugenia, no son suyas, sino que las tiene en usufructo hasta que, llegado el día, le ceda el histórico legado a la hoy princesa Leonor. A las mencionada tiaras de las flores de Lis y Cartier (esta aún no se la ha puesto), dispone (y ha usado) la de La Chata, la floral y la prusiana. La de la reina María Cristina y la tiara rubí de Niarcos siguen sin 'estrenar'. Doña Letizia, de hecho, casi siempre recurre a la floral y la prusiana, tanto es así que mantuvo en el joyero casi cinco años la tiara Princesa, regalo de Felipe VI con motivo del quinto aniversario de boda. La pieza, de la firma Ansorena, costó en su día 50.000 euros. Pero, para darse cuenta de lo que puede llegar a revalorizarse una joya que use doña Letizia, si hoy saliera a subasta doblaría, como poco, su precio. De esa tiara se desmonta un broche en forma de flor de Lis, que la Reina utiliza a menudo. Pues bien, "esa pieza está estrechamente realacionada con un par de piezas muy símiles que se subastaron en 2016, y que por lo tanto nos permite valorarla en unos 68.000 euros si llegara a la subasta", mantienen desde la firma experta en tasación de joyas CIRCA, que, aún conscientes de la dificultad que entraña fijar una cifra, entiende que "las ocho tiaras 'españolas' podrían tener un valor de subasta de entre 1,8 y 3,1 millones de euros".

Fotos

Vídeos