LUZ GABÁS«Solo pregunté si era digna de ser publicada»

LUZ GABÁS«Solo pregunté si era digna de ser publicada»

Cinco años pasaron desde que Luz Gabás tuvo la idea de escribir una novela hasta que salió publicada la exitosa 'Palmeras en la nieve'. Dos años documentándose, otros dos redactando la historia y un quinto para la gran condena de todo escritor novel, encontrar una editorial que se la juegue por él. El primer manuscrito fue para su marido. Quizá porque sabía que no ahondaría en su inseguridad. «Yo era consciente de haber escrito algo que estaba bien y que era coherente, pero nada más. Mi marido nunca es objetivo. Todo le parece bien. Como cuando te pones ropa y le preguntas... Me gustó, eso sí, que le había sorprendido porque él lee mucho».

Después hizo cinco copias y las repartió entre cinco personas. Dos a sus hermanas, que estaban implicadas emocionalmente, y las otras tres a otros tantos amigos, no íntimos, que leen mucho y tienen perfiles muy diferentes. «Les dije que no quería un comentario de texto ni una crítica, solo que contestaran a una pregunta: ¿Es dignamente publicable? Mis hermanas la leyeron con sorpresa y emoción, y los otros tres respondieron afirmativamente a mi pregunta».

Luz Gabás sintió alivio y seguridad. Ya podía lanzarse a la caza de una editorial. Se metió en internet y buscó consejos para publicar una novela. Al final solo accedió una pequeña editorial de Lleida que iba a hacer una tirada muy corta. Era la época de 'Millenium' y todos querían novelas de este corte. Cuando ya estaban hechas las planchas llegó Raquel Gisbert, de Temas de hoy, y le compró los derechos al editor. Sin duda ayudó que antes hubiera editado 'El tiempo entre costuras', de María Dueñas. El marido de Luz Gabás, entonces, le soltó: «¿Ves? Yo ya lo sabía».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos