Freno a las curvas

Recorrió siluetas y ciñó vestidos que cortaban la respiración. Rihanna, Beyoncé, Hillary Swank, Karen Mulder, Cindy Crawford, Sharon Stone, Irina Shayk, Blake Lively, Penélope Cruz... La lista de modelos y estrellas que lucieron la pieza de tiras elásticas que se ajusta al cuerpo marcando la figura es interminable. La última famosa en presumir de curvas con un vestido de Hervé Léger fue Caitlyn Jenner, el exatleta olímpico Bruce Jenner y padre de las famosas Kendall y Kylie, tras cambiarse de sexo. Con la muerte del creador francés, víctima a los 60 años de un aneurisma, la moda se enluta y pierde una de las referencias más sensuales y eróticas de la historia.

Léger marcó hitos. Convirtió su 'bandage', una de las piezas más ajustadas y polémicas, en el uniforme favorito de las supermodelos de los noventa. Lejos de perder vigencia, su influencia fue 'in crescendo' y ganando adeptas. Acompañó cientos de alfombras rojas, aunque también las pasó canutas. Murió de éxito tras una década dorada, pero volvió a emerger tras hundirse un buen tiempo en la más absoluta vulgaridad. Las cadenas de 'fast fashion' lo vendieron a precios de saldo cuando ninguna estrella quería fotografiarse con este modelo icónico, a la altura del vestido-bata de Diane von Fürstenberg o el 'Little Black Dress' de Chanel. Acaparó todos los focos de la mano (y trasero) de la voluptuosa Kim Kardashian.

Léger se estrenó en la moda como peluquero y diseñando sombreros. Fue Karl Lagerfeld quien le animó a crear su propia marca después de pasar por Fendi y Chanel. El resto es historia. Una carrera marcada por el triunfo, la fama, el atrevimiento y el vértigo. Con su desaparición, el 'bodycon dress' pierde a su 'padre' y se pone freno a las curvas más peligrosas.

Fotos

Vídeos