TAMBIÉN ESPAÑA Controlar el problema con tasas

En España, Baleares y Cataluña, ya han puesto en marcha lo que se conoce comúnmente como tasa turística, una cantidad que se cobra por pernoctación y que varía en función del tipo de establecimiento. Por ejemplo, si uno tiene previsto pasar la noche en Cataluña como turista, debe saber que pagará entre 0,45 y 2,25 euros por noche. Otras comunidades, como la valenciana, Galicia, Canarias o Madrid, llevan tiempo planteándose el asunto. Un impuesto que, en realidad, ya se cobra en infinidad de ciudades europeas, de Lisboa a Milán, París o Berlín. ¿La más cara? Ámsterdam: allí hay que pagar un impuesto equivalente al 5% del precio del alojamiento. A eso se suma la guerra contra los pisos turísticos que lideran los catalanes, una comunidad que, en 2017, recibió 18 millones de visitantes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos