«Me duele que digan que voy de diva»

Amante de los chollos, la bloguera acudió a la inauguración de 'Lefties' en Barcelona. :: R. C./
Amante de los chollos, la bloguera acudió a la inauguración de 'Lefties' en Barcelona. :: R. C.

Dulceida, la 'influencer' que dio la nota en los Goya con un vestido imposible, asegura: «No me gusta dar que hablar»

ARANTZA FURUNDARENA

Influencer', 'instagramer', 'youtuber'... Aida Domenech no se considera ninguna de las tres cosas. Y es raro porque, bajo el seudónimo de Dulceida, esta catalana de 28 años, con más de dos millones de seguidores en las redes, está considerada la reina del universo 'millenial'. «Cuando viajo al extranjero y me preguntan digo que soy 'blogger'. Pero lo llames como lo llames, yo a lo que me dedico es a la moda», puntualiza. El vestido escotadísimo, minifaldero, asimétrico y extravagante que lució en la última gala de los Goya todavía trae cola. Pero ella ya está en otra cosa. Hace unos días acudió a la inauguración en Barcelona de Lefties, cadena de tiendas de ropa 'low cost' perteneciente al grupo Inditex. «Soy muy de chollos», asegura.

Desde que en 2009 se asomara a internet dispuesta a estampar su propio sello en el mundo de las tendencias, Dulceida no ha dejado de librar amargas batallas. Muchos la han piropeado, pero otros le han llamado de todo menos bonita. Este jueves, la 'influencer' colgaba un manifiesto en su cuenta de Instagram «contra del odio y el radicalismo» que invade las redes. «Porque siempre lucharé por un mundo mejor, dejemos de odiar -escribió-, no somos conscientes de las consecuencias y lo que puede herir todo ese odio 'online'. Nunca hagas lo que no te gustaría que te hicieran». El mensaje finalizaba con un «ama» (del verbo amar) en mayúsculas y la frase «Pa'fuera lo malo», estribillo de la canción que han puesto de moda las ex concursantes de 'OT' Aitana y Ana Guerra. «Obviamente no me agrada que hablen mal de mí, pero no voy a dejar de ponerme lo que me gusta por miedo al qué dirán», advierte Dulceida en referencia a las críticas al 'look' que exhibió en los Goya, un vestido de Ze García inspirado en el que lució la modelo Kendall Jenner en el último Festival de Cannes. Domenech ya imaginaba que aquello daría lugar a 'memes' y chascarrillos. Ana Morgade lo describió con un tuit que decía: «Cuando refresca en el chiringuito y tú te has mirado un tutorial de pareos en el Instagram».

«No me gusta dar que hablar -declara muy convencida Dulceida-. Y pude optar por otro modelo más discreto. Sin embargo me decanté por el más llamativo porque era pura moda y yo represento a la moda». Es evidente que la bloguera tiene muy interiorizado su papel como embajadora del planeta de los trapos... Y eso que apenas se compra ropa. «Antes me compraba muchísima, ahora no tengo tiempo. Solo voy de tiendas cuando viajo».

«No voy a dejar de ponerme lo que me gusta por miedo al qué dirán»

Salir del armario

Como en casi todos los fenómenos de la era cibernética, es difícil desentrañar el tremendo éxito de Dulceida. Ni ella misma se lo explica. «A mí me siguen por millones de cosas: por mi relación con mi mujer, por la moda, por mis viajes... A veces me dicen que por los zapatos que llevo. Imagínate, para gustos los colores». Tras autoproclamarse bisexual, la reina del armario salió de él para presentar a su novia, Alba Paul. Se casaron en una playa de Barcelona en el verano de 2016. La firma Tous puso los anillos y la ceremonia la ofició el actor Javier Calvo (uno de 'Los Javis', directores de 'La llamada' y de la serie 'Paquita Salas').

«En nuestro país todavía queda mucho por hacer respecto a la normalización de la homosexualidad, pero la verdad es que es donde menos discriminación notamos Alba y yo. Es peor cuando viajamos a los países árabes. Allí ya sabemos que si nos damos un beso nos van a mirar mal», explica Dulceida al tiempo que añade que en unos «tres o cuatro años» le gustaría ser madre.

Hoy que la influencia de los 'influencers' está en entredicho, Dulceida, una clásica en lo suyo, admite no ser consciente del alcance de sus consejos. «No creo que se venda todo lo que me pongo. Mi objetivo es sobre todo ayudar e inspirar a la gente». Eso y convertirse en actriz, aunque algunos la menosprecien por venir del mundo bloguero. No es la crítica que más le ha dolido. Peor fue cuando la acusaron de no atender a sus fans. Era verano, ella se encontraba «fatal» y huyó a Ibiza para descansar de su personaje. Hasta lo avisó. «Me duele que me tachen de diva. A mí, que al contrario que otros famosos soy cercana y accesible». Cuenta Dulceida que a sus 'haters' suele escribirles un mensaje de réplica que luego borra. «Así me desahogo y al mismo tiempo no entro al trapo». Luego no se molesta en odiarlos. Simplemente los bloquea. Porque como ella dice: «¿Si no te gusto para qué miras?».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos