La diva de Instagram ajusta cuentas

Polémica. 16 millones de seguidores tiene en la red social./
Polémica. 16 millones de seguidores tiene en la red social.

Emily Ratajkowski, criticada por cosificar el cuerpo femenino, arremete contra las dinámicas de poder en el sexo y los abusos de estrellas de la moda

L. GÓMEZ

Emily Ratajkowski (Londres, 1991) es la diva de Instagram. Las cifras la respaldan. Adicta al móvil, cuenta con más de 16 millones de seguidores, cinco veces más que 'The New York Times' o McDonald's. La modelo, actriz y activista es una fenómeno. Mantiene un largo idilio con las redes sociales, a las que saca chispa. Algunos vídeos suyos posando a la orilla del mar con los brazos en jarras y luciendo bañadores de fantasía han llegado a acumular siete millones de visionados. Disfruta compartiendo fotos de sí misma y sumando millones de 'me gusta'. Rara vez desconecta del móvil. En el fondo, se confiesa una adicta y alerta del peligro de las redes sociales: «Pueden ser algo horrible», afirma, al tiempo que reconoce la «obsesión» ancestral de la gente por su imagen y su afición a exhibirse. «Una parte fundamental en la naturaleza humana es sentirse reconocida e internet da nuevas herramientas para hacer lo que siempre hemos hecho», esgrime.

Cuesta admitir que nunca lee los comentarios a sus fotos en Instagram una artista de los 'selfies'. Sin embargo, además de por su espectacular cuerpo, Emily es conocida por su afilada lengua y por no callarse nada. Y cuando dice nada es poner en la diana a algunos de los fotógrafos más reputados de la moda. Gente como Mario Testino, Bruce Weber y Terry Richardson, acusados de abusos sexuales. «Están acabados. Es descomunal para el mundo de la moda», atacó. En vez de mirar a otro lado, la británica usó su influencia para denunciar las dinámicas de poder en el sexo y el machismo. «Muchos de los hombres acusados me encantaban, pero no me sorprenden los escándalos de ninguno. La gente con poder abusa de él. Veo muy positivo que ahora los hombres que han abusado de su posición tengan que rendir cuentas. En el mundo donde yo crecí esto no era así», sentenció.

«Expresar la sexualidad»

A Ratajkowski, que saltó a la fama en 2013 por el polémico y sensual videoclip 'Blurred Lines', con los cantantes Robin Thicke y Pharrell Williams, le han caído golpes desde todos los lados por convertir su propia imagen en un producto. Por eso no dudó en posar semidesnuda junto a Emma Watson cuando acusaron a la actriz de cosificar el cuerpo femenino por aparecer sin ropa en 'Vanity Fair'. «Sin importar lo exuberantes que puedan ser nuestros cuerpos, necesitamos tener la libertad como mujeres de escoger cuándo y cómo expresamos nuestra sexualidad. Para luchar contra el machismo debemos ser radicales y llegar a la raíz de los problemas. El sexo -explicó- no tiene que ser algo que las mujeres den y los hombres tomen».

Los diseñadores Marc Jacobs, Jason Wu y Prabal Gurung están como locos por esta muchacha, que ha utilizado el éxito en internet para convertirse en una celebridad. «Además de una belleza de otro mundo, es una feminista y una emprendedora con opiniones muy fuertes que no se avergüenza de ellas», dicen. Por eso dificilmente apaga el móvil.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos