El 'big data' extiende el precio personalizado

Hace ya años que los hoteles, al igual que numerosos sectores comerciales, se sirven de la reserva masiva a través de internet para elaborar perfiles tipo de sus clientes -en cuanto a preferencias, gustos, etc.- con el fin de obtener el máximo beneficio en su gestión. No es una práctica nueva, aunque sí todavía poco extendida, la de ofrecer precios diferentes a cada usuario en función de su comportamiento e historial. A este objetivo aporta una herramienta inmejorable el 'big data', ese gigantesco conjunto de datos capturados en la red y que permite encontrar patrones repetitivos dentro de ellos. El sector del turismo se apunta al carro. Meliá Hotels International, la primera cadena española en número de habitaciones y en facturación, proyecta valerse de ese medio en 2018 para aplicar un precio distinto a cada comprador. El 'big data' «nos permite 'hipersegmentar' nuestra relación con el cliente y ser capaces de ofrecer las mejores ofertas a audiencias específicas», detalla una portavoz de la compañía. La meta es, lógicamente, «incrementar la rentabilidad hotelera, premiar al cliente fiel y aumentar el número de fidelizados». La empresa solo puede implementar esta fórmula sobre los datos a los que tiene acceso, es decir, los de su web. La tendencia va en esta dirección y algunos buscadores de hoteles ya desarrollan sistemas parejos de personalización.

Fotos

Vídeos