LA OTRA CARAEl número de extranjeros desciende en casi un millón desde 2010

Los proyectos irrealizados de los que habla el doctor en Ciencias Económicas Mikel Larreina al referirse a los sudamericanos que han retornado a su país tras unos años en España, son parte relevante de una realidad. En base a la estadística oficial publicada por el INE en junio, actualmente viven aquí 978.170 extranjeros menos que en 2010, año en que se alcanzó el tope histórico (5.402.579). Estos ciudadanos representaban entonces el 11,63% de la población española. Ahora son 4.424.409, lo que supone el 9,5% de los 46.528.966 residente actuales. A diferencia de los datos del PERE, ya definitivos, estas cifras serán provisionales hasta diciembre.

En todo caso, el descenso explica en parte la paulatina merma del censo nacional, que creció hasta 2012, pero comenzó a menguar al año siguiente. «El bum de la inmigración a España es casi paralelo a la burbuja inmobiliaria -analiza Larreina-. Ahora hay un trabajo de menor calidad y, por tanto, personas que en su día vinieron ahora se replantean las cosas. Es lógico que como consecuencia de la crisis económica el país sea menos atractivo». Otro factor actúa en este sentido: 769.110 extranjeros han obtenido la nacionalidad española en los últimos seis años.

Cerca de dos millones de foráneos son europeos, liderados por nativos de Rumanía (678.098) y Reino Unido (294.295). Del poco menos del millón de africanos, 667.189 proceden de Marruecos, casi tantos como de toda Sudamérica (748.112). Entre estos destacan ecuatorianos (145.879) y colombianos (139.213).

representaban los extranjeros en España en 2010. Eran 5.402.579 de 46.486.621 habitantes.

2012, pico poblacional.

Ese año se registró el máximo en el censo, con 46.818.216 residentes, 289.259 más que ahora.

Fotos

Vídeos