Angelitas

Tradicional foto de familia con la que la firma de lencería cierra su fiesta anual. :: REUTERS
/
Tradicional foto de familia con la que la firma de lencería cierra su fiesta anual. :: REUTERS

Shanghái se postró ayer a los pies de Victoria's Secret. Cincuenta y cinco modelos, de 17 nacionalidades, se calzaron las alas marca de la casa

I. CUESTA

Por fin llegó día. Los ángeles de Victoria's Secret lograron ayer que el país más poblado y el segundo más potente económicamente del mundo se rindiera a sus pies. Por primera vez en la historia, la firma norteamericana desplegó todos sus encantos por el continente asiático, sobre la glamurosa pasarela del Mercedes Benz Arena de Pudong (Shanghái), buscando seguramente que los millones de orientales que aún se lo pensaban antes de comprar su ropa hayan aparcado definitivamente las dudas.

Cincuenta y cinco modelos de 17 nacionalidades, incluida la española Blanca Padilla, se calzaron ayer 37 pares de alas marca de la casa que en los setenta fundó un señor llamado Roy Raymond, haciendo que a muchos de los presentes estuvieran a punto de saltárseles las lágrimas. Y no solo por contemplar a esas imponentes señoras luciendo palmito, sino porque el desfile más sexy del globo es un enorme espectáculo que este año ha contado con un presupuesto de cincuenta millones de euros y ha estado amenizado por músicos con el tirón de Harry Styles y Miguel, la estrella de r&b de origen mexicano.

Con el integrante de One Direction -que conoce bien a los ángeles porque ha salido con tres de ellas- dando lo mejor de sí cuando le tocó el turno, y las modelos contorneándose al son de 'Kiwi' y 'Only Angel', llegó la apoteosis de un evento que la mayor parte de los mortales no podrá ver (más allá de lo que se filtre en las próximas horas) hasta que DKISS emita el 'show' simultáneamente con la cadena estadounidense CBS en la madrugada del martes 28 al miércoles 29 de noviembre.

Se estima que el 'show' será visto por cerca de 800 millones de espectadores

Acabada la función, el famoso 'Fantasy Bra', el sujetador de piedras preciosas que, aunque parezca imposible, se reinventa cada año con más y más diamantes, ya está a buen recaudo. La joya de la corona, un minúsculo top valorado en 1,7 millones de euros que lució la imponente Lais Ribeiro, quien bromeó con la idea de poder llevárselo a casa tras el desfile, forma ya parte de la fantástica colección que en los últimos pases han exhibido Alessandra Ambrosio, Adriana Lima o Candace Swanepoel.

El broche perfecto a un espectáculo que tendrá cerca de 800 millones de espectadores en los cinco continentes, sin contar a quienes ayer fueron testigos de excepción previo pago de 15.000 euros. Es posible que ellos echaran de menos a Gigi Hadid y Kendall Jenner, que finalmente no consiguieron un billete para el cielo, pero a cambio disfrutaron de las creaciones de Balmain, el encargado de diseñar los 'looks' con los que en esta ocasión los ángeles acompañaron su minúscula indumentaria.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos