La Rioja

Variaciones sobre una escalera

Variaciones sobre una escalera

En un edificio con forma de ameba lo normal es que su interior tampoco lo sea demasiado. Basta con ver la escalera espiral de colores intensos que comunica sus plantas y atraviesa la estructura como la concha de un caracol estirada más allá de toda lógica. La escalera es más que un medio para subir y bajar, es un lugar cambiante que unas veces olvida su nombre y otras desaparece por completo. Según el punto de vista que adopte, el observador verá un profundo pozo que se pierde en una intensidad psicodélica, un paño rojo con ínfulas de fucsia o un verde esmeralda veteado de carbón y rubíes.

Es como si la escalera tuviera vida propia, como si no dejara de planear movimientos, y uno la imagina de noche, ensayando poses con sus peldaños, dibujando espirales atrevidas. Es un lugar perfecto para idear variaciones sobre un mismo mundo, el paisaje ideal al que viajar con uno de los miles de libros que atesora la biblioteca con forma de ameba de la Universidad Técnica de Cottbus IKMZ. El centro fue construido en 2004 por los arquitectos Herzog& de Meuron en la ciudad alemana de Brandeburgo. Su intención al diseñarlo fue dar impresión de movilidad. Parece ser que lo consiguieron.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate