La Rioja

BESOS

Ha cobrado tal fuerza eso del día internacional y hay tanto 'día internacional de...' que ya el concepto en sí mismo merece un reconocimiento. Propongo desde aquí que se cree el día internacional del día internacional. En el caso por supuesto de que quede alguna fecha libre en el calendario, cosa que dudo porque, con tanta efeméride y tanta sinsorgada global que celebrar, deben de estar pillados los 365 días del año. Le he cogido tal manía al 'día internacional de lo que sea' que en el día internacional de vestir de rojo (supuestamente por una buena causa) me entraron ganas de vestir de azul marino o de verde botella. Y hoy, que es el día internacional del beso, estoy por declararme en huelga de brazos caídos y morro prieto para no posar mis labios sobre nadie o nada que no sea la barrita de cacao. Ardua tarea porque de vestir de rojo se puede prescindir, sin embargo besar y ser besado es algo mucho más inevitable.

Lo malo es que el día dedicado al besuqueo llega en un momento de crisis para el ósculo. Por cierto, ósculo, qué espantosa palabra. Si solo existiera ella para definir el «contacto o presión que se hace con los labios sobre una persona o cosa, contrayéndolos y separándolos, en señal de amor, afecto, deseo, saludo, respeto, etc.», seguro que hace mucho tiempo que nadie se 'osculizaría' con nadie. Ni siquiera en las mejillas. Pero a lo que vamos: que el beso vive un momento de devaluación mucho peor que el de la libra esterlina con el 'Brexit'. Igual que a Rocío Jurado el amor, el beso se nos rompió (o desgastó) de tanto usarlo.

Hoy hasta un corresponsal radiofónico remata su crónica desde Berlín o Moscú con un beso. El beso equivale ya al 'saludos cordiales' de antaño. Y ha sustituido al formalista y manido abrazo (muerto también de éxito) con el que se remataba cualquier comunicación y que no significaba nada porque si en ese momento tuvieras a ese conocido o cliente delante jamás se te ocurriría darle un abrazo. Hoy por besar que no quede. Si hace falta, besamos el suelo. El día internacional del beso hace mucho que se celebra a diario. Besos en las redes, el email, besos virtuales, apócrifos, besos lanzados al aire, falsos besos de película. Millones de besos de esos... En fin, dense por besados.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate