La Rioja

Un juez ordena exhumar el cadáver de Ruiz-Mateos para una prueba de paternidad

José María Ruiz-Mateos, en una imagen de archivo.
José María Ruiz-Mateos, en una imagen de archivo.
  • La prueba pericial biológica de ADN solicitada por Adela María Montes de Oca, quien afirma ser su hija, ya fue declarada pertinente en vida del demandado

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 y Violencia sobre la Mujer de Pozuelo de Alarcón ha autorizado la exhumación del cadáver del empresario José María Ruiz-Mateos para la realización de una prueba de paternidad respecto a Adela María Montes de Oca, quien afirma ser su hija. Así consta en un auto fechado el pasado 1 de marzo, en el que detalla que esta autorización se realiza a "los meros efectos de extraer las muestras biológicas necesarias a fin de remitirlas al Instituto Nacional de Toxicología para cotejar el ADN obtenido" de la demandante.

Ruiz-Mateos murió el 7 de septiembre de 2015 a los 84 años de edad en un hospital del Puerto de Santa María (Cádiz). Una noche antes había ingresado en la cárcel de Soto del Real. La representación legal de Adela presentó el 13 de octubre de 2016 un escrito en el que solicitaba nuevamente la exhumación del cadáver, con el fin de obtener muestras biológicas del mismo y practicar la oportuna prueba biológica de paternidad, mediante cotejo de ADN. Tras ello, el Ministerio Fiscal presentó escrito adhiriéndose a la solicitud, y la parte demandada oponiéndose a la misma.

Prueba pericial biológica

La prueba pericial biológica de ADN propuesta ya fue declarada pertinente en un auto dictado por este juzgado el 21 de octubre de 2014, que en vida del demandado, acordó librar oficio al Instituto Nacional de Toxicología para que señalara día y hora.

Ruiz-Mateos fue citado el 12 de enero de 2015, pero no compareció. También se le citó el 23 de marzo, sin aparacer. Tras ello, se acordó librar oficio al Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses para anular el informe elaborado dada la incomparecencia del demandado, y se citó a las partes para la celebración de la vista, prevista para el día 12 de noviembre de 2015. El empresario falleció el 7 de septiembre.

No obstante, el 9 de julio de 2015 se presentó escrito por parte del demandado en el que solicitaba el sobreseimiento del procedimiento, alegando que padecía una enfermedad muy grave con padecimientos incurables, siendo imposible su comparecencia el día del juicio.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate