La Rioja
Nicole Kidman.
Nicole Kidman.

La culpa la tuvo el anillo

Nicole Kidman no ha tenido ningún problema en explicar la razón de su peculiar forma de aplaudir en la ceremonia de los Oscar. Según ha contado la actriz a una cadena de radio australiana, un anillo de diamantes del tamaño de un coloso que le habían prestado para la ocasión fue el culpable de que se viera obligada a dar palmas como si estuviera afectada por una especie de parálisis. «Estaba bastante apurada porque quería aplaudir. Si no lo hubiera hecho, habría sido peor. ¿A que sí?».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate