La Rioja

Bárbara Lennie, Emma Suárez y Anne Igartiburu lucieron joyas de la firma Suárez, que cedió las alhajas para la ceremonia. :: efe
Bárbara Lennie, Emma Suárez y Anne Igartiburu lucieron joyas de la firma Suárez, que cedió las alhajas para la ceremonia. :: efe

Desayuno sin diamantes tras la gala de los Goya

  • La Academia de Cine denuncia el robo de joyas por valor de 30.000 euros. Las alhajas habían sido cedidas para su exhibición en la velada

Nunca una gala de los Goya había sido tan accidentada. Mientras se repartían estatuillas y se desgranaban agradecimientos, alguien robaba un puñado de joyas que la marca Suárez había cedido para su exhibición durante la ceremonia de entrega de premios. Según la Academia de Cine, entidad que cuando se percató de lo ocurrido denunció los hechos en un juzgado, el valor de lo sustraído se eleva a 30.000 euros. Ahora la Policía se devana los sesos para esclarecer el caso. Las alhajas desaparecieron de una habitación cercana al escenario donde se produjo un gran trasiego de gente. Los autores del robo aprovecharon la confusión para hacerse con cuatro pares de gemelos, una sortija y un juego de pendientes. Se trata de piezas que, aunque no se mostraron durante la gala, estaban allí para ser exhibidas por las estrellas de la alfombra roja.

Los agentes encargados de la investigación, adscritos a la Comisaría de San Blas (Madrid), están enfrascados en interrogatorios y en el análisis de las grabaciones de las cámaras de seguridad. Según informaron fuentes policiales, el delito se perpetró en una habitación del Hotel Marriot Auditorium que hizo la función de vestuario. Alguien que sabía que las joyas se encontraban guardadas en una caja se llevó los objetos preciosos. Pese a que en un primer momento se dijo que la Policía sospechaba de un trabajador de la organización de los Goya, la Jefatura Superior de Policía de Madrid desmintió este extremo.

La puerta de la habitación donde se guardaban las piezas no fue violentada. De hecho, para acceder a ella era preciso disponer de una tarjeta magnética. Sólo responsables de producción, de vestuario de la gala o personal del hotel disponían de la llave precisa. Lo cual no quiere decir que el autor del delito sea forzosamente un empleado, ya que este tipo de dispositivos se replican con facilidad.

Actrices como Clara Lago, Bárbara Lennie, Emma Suárez, Marta Nieto o la presentadora Anne Igartiburu lucieron durante la ceremonia joyas de la firma Suárez, una de las patrocinadoras de la fiesta del cine. También su presentador, Dani Rovira, exhibió unos gemelos de la misma marca.

Otra denuncia

Los responsables de seguridad se dieron de bruces con los hechos el lunes por la mañana. Al hacer el recuento, echaron en falta algunas piezas de la casa Suárez. La joyería declinó informar si algún vigilante las custodiaba. El Hotel Marriot, por su parte, aseguró ayer que se enteró de la existencia de joyas en sus instalaciones una vez presentada la denuncia. En cualquier caso, no ha sido el único robo acontecido en la velada cinematográfica. Un operador de cámara de TVE también denunció la desaparición de varios objetivos y tarjetas de memoria.

Pese al amargo sabor de boca que ha dejado en la Academia de Cine, el incidente se queda pequeño al lado de otros semejantes ocurridos igualmente en el mundo del espectáculo. Hace tres años, la actriz Lupita Nyong'o fue víctima de una sustracción que dejó boquiabierto a medio mundo. Un vestido de perlas valorado en 150.000 dólares fue birlado de la habitación de un hotel de Los Ángeles. La Policía se empleó a fondo y pudo recuperar el vestido.

Los 30.000 euros de ahora se antojan una menudencia comparados con los 103 millones de dólares sustraídos en forma de collares, sortijas y pendientes durante el Festival de Cannes de 2013. La inefable Kim Kardashian también fue asaltada y desposeída de sus joyas cuando se encontraba en su departamento de París.