La Rioja

La primera imana de Europa

La primera imana de Europa

Desde hace un año hay una mezquita en Copenhague en la que la llamada a la oración (azan) y el posterior sermón (khutba) suenan con la dulzura de un tono femenino. Una voz que surge de un rostro que rompe el tópico occidental de esos hombres barbados, muchas veces revirados y agónicos, que arengan a una muchedumbre arrodillada. Es un escenario pequeño, poco más que una habitación, ubicado encima de un local de comida rápida en la capital danesa. Pero su llama puede prender la que de verdad sería la hoguera de la gran revolución árabe: la que quieren protagonizar sus mujeres.

Sherin Khankan cumple este mes su primer aniversario como la primera imana de Europa. En su mezquita se enseñan cuatro principios: la poligamia no es una opción, las mujeres pueden divorciarse, el matrimonio se puede anular si hay violencia y, en este caso, la mujer tiene el mismo derecho sobre los hijos. Tres de las cuatro escuelas sunitas permiten el liderazgo femenino. Y ella es la cabeza visible de un feminismo global islámico. Durante su rezo hay mujeres que dan de mamar, otras se pintan los labios. Una falda larga y, a veces, el cabello suelto realzan una belleza que desafía la habitual cárcel del velo.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate