La Rioja

«La Navidad me huele a mar y a volcanes»

  • Casada con el guitarrista de Lenny Kravitz, Goya Toledo vive en Los Ángeles con su marido y la hija adolescente de él. «Si algún día llego a ser madre, ya tengo hecho el máster», dice la actriz

Con tres hermanas y un hermano, Goya Toledo siempre se ha sentido «rodeada de familia». Será por eso que esta canaria errante, ahora casada con un americano y afincada en Los Ángeles, procura volver a casa por Navidad, como en el anuncio de turrón. «¡Canarias es el Caribe de España!», proclama la actriz. Sus pequeños placeres privados cuando está en su Lanzarote natal pasan por coger el coche al atardecer y enfilar la carretera de Yaiza hacia el parque de Timanfaya o plantar una manta en la falda del volcán del Cuervo «y sentarme a escuchar el silencio. ¡Ooooohhh! Es algo insuperable». A Goya la Navidad le huele «a familia, al frío y la humedad de mar en invierno. A volcanes».

La intérprete estuvo hace una semana en Madrid participando activamente en el reparto de regalos que la firma de cosmética Kiehl's organiza por estas fechas en favor de la Fundación Götze, dedicada a la atención integral de personas con discapacidad intelectual. «Soy su embajadora desde hace siete años -explica- y procuro no perderme nunca este día porque para mí es muy emocionante y representa el comienzo de la Navidad».

A Goya no se le dan mal los niños, ella tiene una forma especial de tratarlos. «Les dejo su espacio. No soy nada invasiva. Cuando mis sobrinas eran pequeñas y yo volvía a Lanzarote, como me veían poco, a veces me miraban en plan: ¿Y tú quién eres? Y yo nunca las cogía. Les daba tiempo para que me vieran y que ellas vinieran a mí. Porque a los niños no por ser niños tienes que invadirlos. A veces veo que la gente se abalanza a coger y achuchar a un bebé que acaba de despertarse de la siesta... Y luego les sorprenderá que llore. ¿Cómo estás tú recién levantado? Los niños, aunque sean bebés, son personas y hay que respetarlos».

Gregoria Micaela Toledo Machín, nombre completo de Goya Toledo, cumplió en septiembre 47 años y no ha sido madre... Todavía. Lo de todavía tiene sentido porque la actriz asegura no haber perdido la esperanza. «Aún podría -puntualiza-, hoy la maternidad se alarga mucho». Sus hermanas y sus mejores amigas, entre ellas Penélope y Mónica Cruz, ya tienen hijos. Pero Goya no quiere meterse presión. «Esas cosas si llegan, llegan. Y si no, pues se organizan para que ocurran. Llegó un punto -confiesa la actriz- en el que lo de la maternidad me lo planteé bastante, así que ahora estoy como en fase de descanso».

Vocación de piloto

Hace más de un año, Goya se casó en una boda casi secreta de puro discreta con Craig Ross, reconocido guitarrista estadounidense, acompañante habitual de Lenny Kravitz. «¿Quién es el melenudo que acompaña a Goya Toledo?», se preguntaba entonces la prensa al ver la voluminosa melena rizada del rockero. Ross es hoy un amante de Canarias y gran admirador del arte de César Manrique. Y la actriz se ha convertido en entregada 'step mother' (madrastra) de las hijas de su marido, Mia y Devon, de 20 y 17 años. Con la segunda convive a diario en Los Ángeles y eso le ha servido para perfeccionar su natural habilidad con los niños... Aunque en este caso se enfrentaba a algo peor: una adolescente.

«Es una buena experiencia -asegura Toledo-. Por momentos es difícil, pero como les pasa a todos. Yo he estado intentando analizar qué ocurre en esa fase en la que eres independiente y dependiente a la vez. Esa lucha es la que hace que los padres no entiendan a sus hijos o que los hijos no comprendan a los padres. Estoy empleando toda la mano izquierda que puedo... La verdad es que si algún día llego a ser madre ya tengo hecho un máster», bromea.

Durante varios meses, la actriz se vio obligada a permanecer en Estados Unidos porque tramitaba su 'Green Card' (permiso de residencia permanente) y eso para una trotamundos como ella «fue tremendo». Ahora por fin puede ir y venir. «Son once horas de avión, pero a mí volar no me preocupa. Me habría gustado ser piloto». En su país natal, donde tiene proyectos que aún no quiere desvelar, acaba de ver 'La Reina de España' de Fernando Trueba y, al contrario que la crítica, la defiende a capa y espada. «Tiene momentos geniales y los actores están estupendos», dice la mejor amiga de la protagonista... Casi con el mismo ardor defiende a Bernie Sanders, el precandidato del Partido Demócrata en EE UU. «Es una maravilla. Da gusto escucharle». Casada con un amigo personal de los Obama, Goya es consciente de que su marido no volverá a ser invitado a la Casa Blanca y define la llegada a la presidencia de Donald Trump como «un momento extraño y lleno de incertidumbre».