La Rioja

Victoria Beckham maquilla ahora su carrera

 Victoria Beckham maquilla ahora su carrera

Victoria Beckham es lista como el hambre. Durante años entretuvo a los tabloides ingleses haciéndose pasar por una cantante de éxito que no hacía ni caso a los que la acusaban de no tener ni idea de cantar. Cuando echó el cierre a la etapa de las Spice Girls, empezó a trazar una carrera como diseñadora que ha dejado absorta a una industria que ya la sitúa en un pedestal junto a los grandes nombres.

Cuando parecía haber agotado la capacidad de sorpresa, la mujer del exfutbolista más famoso del mundo vuelve a dar muestras de su inteligencia y olfato empresarial al lanzar su primera colección de maquillaje. Ha elegido como compañero de viaje a Estée Lauder. La excantante conoce de sobra el terreno en el que se mueve: «Sé lo que funciona y sé lo que quiero. No soy una modelo de 20 años, soy una madre de cuatro hijos y trabajo. Sé si algo va bien, si es útil, conozco muchos trucos y quiero compartirlos», explicó a 'Vogue'. Beckham no se limita a poner el rostro. Toma las riendas del negocio. Se encarga de la fórmula de los productos, del 'packaging', de líneas suaves y aire vintage, y «hasta del nivel de los pigmentos», detalla Sarah, responsable de iniciativas de Estée Lauder.

La línea de maquillaje recoge el nombre de cuatro ciudades que han marcado a Victoria: Londres, París, Los Ángeles y Nueva York. «El maquillaje cambia en cada momento del día y dependiendo de donde estés». El londinense es más «poderoso» en los ojos y el angelino resulta fresco y natural frente al de Nueva York, que escoge colores «inesperados». El de París es «perfecto para la noche», explica una Victoria que no deja cabos sueltos. Su incursión cosmética se complementa con el lanzamiento de una crema que hidrata «al instante; me ha ocurrido mucha veces que bajo del avión después de muchas horas de viaje y tengo a los paparazzi esperando». El 'Morning Aura' es la solución para «aparecer fresca en un momento». Como es esta mujer, que dio gato por liebre haciéndose pasar por una chica caprichosa y que cada vez muestra más sus dotes de rica y visionaria empresaria.