La Rioja

En el lodo

En el lodo

En la madrugada del 29 de mayo de 2006 la tierra empezó a escupir gas y barro caliente hasta tragarse sus vidas. Cerca de 40.000 habitantes de Sidoarjo, al este de la isla de Java, salieron de sus casas con lo puesto para no volver. La lenta pero inexorable erupción de lodo ha engullido desde entonces 12 pueblos, 33 escuelas, 15 centros islámicos, 65 mezquitas, 30 fábricas y varias plantaciones de caña de azúcar y arroz. El desierto cubre hoy una superficie de 800 hectáreas, y sigue avanzando. Los expertos no se ponen de acuerdo sobre si el desastre fue consecuencia del terremoto que vivió Indonesia tres días antes o de perforaciones petrolíferas en la zona. Miles de personas se sumieron en una depresión colectiva. Lo habían perdido todo, salvo el instinto de supervivencia. Quienes se quedaron tratan de sacar provecho de la desolación alimentando un modesto sector turístico. Atraídos por su imagen apocalíptica, un puñado de turistas se deja caer por la que algunos llaman la 'Pompeya de Indonesia'. Hace dos años el artista Dadang Christanto colocó 110 figuras humanas en el lugar de los hechos en memoria de las vidas enterradas. El barro tampoco las ha respetado.