UGT y CC OO urgen a Gobierno y empresarios a retomar ya la agenda laboral y social

Acusan a la CEOE de «absoluta falta de interés» para alcanzar un acuerdo sobre el incremento salarial

LUCÍA PALACIOS

madrid. «Es necesario que España recupere su agenda social y que los problemas económicos, laborales y salariales de la gente común figuren en un lugar destacado en la agenda política y social», reclamaron ayer al unísono los líderes de UGT y CC OO, Pepe Álvarez y Unai Sordo, tras reunirse para analizar su «estrategia compartida». Ambos se quejaron de que el monotema de Cataluña está dejando en «un segundo plano» cuestiones tan importantes como la subida de los sueldos o la revisión de las pensiones.

Por ello, explicó el secretario general de CC OO, han emplazado ya al Gobierno y la patronal a retomar el diálogo social y la negociación colectiva. Su homólogo en UGT, por su parte, acusó a la CEOE de una «absoluta falta de interés» para llegar a un acuerdo y anunció que ambos sindicatos ya han enviado a los empresarios un requerimiento para iniciar formalmente las negociaciones en el ámbito del Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC). Es su primer movimiento oficial y firme desde que en julio pasado dieran por roto el diálogo para fijar la subida salarial de 2017, que ahora ha quedado a expensas de lo que se vaya firmando en los distintos sectores y en cada empresa.

En razón de ello, los líderes de ambas centrales han hecho un llamamiento a la patronal a constituir cuanto antes la mesa de negociación de la AENC para 2018, dado que sería «bueno para el país, le da seguridad financiera, confianza, y posibilita que el crecimiento económico pueda ser una pieza clave para la recuperación económica». Álvarez, en concreto, apuntó que no se trata solo de abordar el incremento salarial sino también la salud laboral, la igualdad de género en el trabajo, etcétera. «No entendemos las largas, los silencios de la CEOE», se quejó.

Al mismo tiempo, los sindicatos criticaron la parálisis del Gobierno, que hace ya mes y medio les convocó en el Ministerio de Empleo para poner en marcha las mesas relativas a la calidad del empleo y la protección social pero no se han registrado avances en ellas. «Continuamos en una situación similar», lamentaron, puesto que «hoy constatamos que ni siquiera se han contrastado las opiniones y pareceres de unos y otros sobre estos temas». Para el líder de UGT, es «desolador ver el ritmo que llevan las negociaciones, los debates en relación con los temas de carácter laboral y social».

La coartada de Cataluña

No obstante, y aunque no consideran que la crisis en Cataluña pueda ser una «excusa», ni tampoco que exista una «voluntad» por parte del Ejecutivo y la patronal de usar ese factor para no negociar, sí admitieron que la declaración de independencia es «un elemento que les facilita no tener que dar respuesta a las demandas sindicales», entre las que también está fijar una subida «sustancial» del salario mínimo interprofesional (SMI) para acercarse a lo que fija la Carta Social Europea: el 60% de la mediana salarial.

A ese respecto, Álvarez y Sordo hicieron hincapié en que ya se acerca el final de año y no están por la labor de «avalar ni dar palmas a propuestas -ya sean del Ejecutivo o de la patronal- que no pasen por un proceso de negociación en serio». Se referían, en concreto, a la subida del SMI del 8% pactada entre el Gobierno y PSOE el pasado año pero sin consulta antes a los sindicatos.

Eso sí, pese a que ahora ni UGT ni CC OO quieren amenazar con movilizaciones, Sordo advirtió de que si las llamadas sindicales a la negociación no tienen respuesta comenzarán a «estudiar escenarios de movilización creciente».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos