Uno de cada tres empleados no logra desconectar del trabajo en vacaciones

Una mujer consulta el móvil desde la playa. :: MANUEL BRUQUE / efe

Un 60% admite que contesta las llamadas laborales y la mitad afirma que mira el correo, acciones que realizan más los jóvenes

D. VALERA MADRID.

Imagine estar en la playa disfrutando relajadamente de sus vacaciones veraniegas tostándose al sol en una tumbona o admirando la bella naturaleza que ofrece una escapada a la montaña y, de repente, recibir una llamada de trabajo al móvil. ¿Contestaría? Pues seis de cada diez españoles reconocen que sí. De hecho, una de cada tres personas admite que no logra desconectar del trabajo durante su periodo de descanso estival, según una encuesta de Adecco y Randstad. En concreto, un 6,4% asegura que no logra olvidar el trabajo en absoluto, mientras que un 28,4%, consigue cierto nivel de desconexión, pero no el grado que desearía.

Y no sólo eso, además de responder a llamadas de trabajo y a mensajes instantáneos como 'whatsapp', casi la mitad de los encuestados (49,5%) reconocen que miran el correo electrónico de empresa en las vacaciones. Entre quienes aseguran que consultan el email laboral, la mitad lo hace una o dos veces al día, mientras que un 9,3% los consulta «constantemente».

Sin embargo, los estudios muestran que la capacidad para aparcar los temas laborales durante el periodo de descanso estival también depende de la edad. Así, el 100% de los mayores de 55 años encuestados admiten que desconectan durante sus vacaciones. Una cantidad que desciende al 60% para aquellas personas entre 36 y 45 años. Son los más jóvenes quienes logran desvincularse menos del trabajo, ya que la mitad de los menores de 25 años afirman no poder hacerlo. Asimismo, también hay diferencias por sexo. Mientras que el 72,5% de las mujeres trabajadoras son capaces de desconectar de sus empleos cuando están de vacaciones, sólo un 58,6% de los hombres lo consigue.

La dificultad de delegar

Pero, ¿que impide olvidarse del trabajo durante unos días? La razón principal es la dificultad para desvincularse de los temas laborales, según afirma un 48,1% de los encuestados por Randstad. En el 27,5% de los casos los trabajadores alegan que es la empresa la que les contacta e impide su desconexión. Asimismo, un 16% asegura que el problema radica en la imposibilidad de delegar tareas al ser la única persona en gestionar determinados asuntos que quedan sin responsable al llegar la temporada de vacaciones. Un 5,9% lo justifica por la dificultad en delegar en otro compañero.

Fotos

Vídeos