«Tras veinte años, toda mi obra está definida por el pan tumaca»

Martí Guixé durante su intervención el pasado jueves en la ESDIR de Logroño dentro de los 'Jueves de Diseño'. :: justo rodríguez/
Martí Guixé durante su intervención el pasado jueves en la ESDIR de Logroño dentro de los 'Jueves de Diseño'. :: justo rodríguez

El diseñador catalán, exponente del diseño más conceptual, piensa la gastronomía «desde un punto de vista industrial» Martí Guixé Diseñador

S.M.L. LOGROÑO.

Martí Guixé estudió diseño de interiores y diseño industrial en Barcelona y Milán. En 1994 comenzó a trabajar como asesor de diseño de forma esporádica en Berlín y Seúl. Guixé propuso un nuevo camino para entender los productos desde una perspectiva completamente nueva y comenzó a exhibir sus propias obras en 1997. Su trabajo, de más de veinte años, incluye la búsqueda e investigación de un nuevo sistema de productos y la traslación de sus diseños a la industria alimentaria para publicitar productos mediante la representación y la interpretación.

Este diseñador se encuentra muy alejado de lo convencional con su enorme repertorio de ideas, como dejó claro el pasado jueves en la ESDIR dentro de los 'Jueves de Diseño'. Actualmente Martí Guixé trabaja como diseñador de proyectos o asesor de empresas de diseño. Ha trabajado en proyectos de empresas como Alessi, Authentics, B-sign, Camper, Cha-cha, Chupa Chups, Corraini, Danese, Dentsu, Desigual, Drill, Droog Design, Esencial Mediterraneo, Galeria H2O Barcelona o Imaginarium. Aunque sin duda su trabajo relacionado con el mundo de la gastronomía es lo de más sugerente, buscando siempre cómo nos relacionaremos con la comida en un futuro no tan lejano.

-¿Qué deberíamos comer en unos años?

«A largo plazo imagino que los gustos ya no tendrán relación con la naturaleza»

-A diez años vista tendríamos que poder imprimir nutrientes y sabores por separado. Imagina una pata ta frita con sabor a fresa. A largo plazo imagino que los gustos ya no tendrán ninguna relación con la naturaleza. Serán gustos mucho más complejos sin peligros tóxicos ni pesticidas».

-De ahí que uno de sus últimos trabajos haya sido en Barcelona, cerca de la galería 'H2O': un bar impreso en 3D.

-En ese proyecto se pretende mejorar la tecnología de las impresoras 3D. Nosotros partimos de la esencia y sólo utilizamos las modelos de impresoras 3D más básicas del mercado para buscar el límite de su buen uso.

-¿Y la comida?

-Hace veinte años que presentábamos nuestro proyecto Spamt, que surge de 'es pan tumaca'. Un tomate cortado por la mitad, relleno de aciete y pan. Porque a mí no me gustaba pringarme las manos cuando comía el pan tumaca. Hemos ido evolucionando el proyecto Spamt y ya hemos logrado imprimir en 3D pan tumaca. Obviamente no tiene la pinta más sugerente, pero analizando muy trayectoria se puede decir que mi obra está definida por el pan tumaca.

No me interesa el chocolate en forma de flor, me interesa más comer piezas de PC de IBM... hago una búsqueda en el mundo de la tecnología. Me siento más cercano a piezas que hacen referencia a la tecnología que no a una naturaleza idealizada con florecitas. Creo que la comida va ir hacia estas figuras geométricas, al menos desde un punto de vista conceptual.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos