Por cada dos empleos que se destruyan en la economía real se crearán cinco en la economía digital

La ministra de Empleo, Fátima Báñez (c.), durante el foro de XLDesafío./Efe
La ministra de Empleo, Fátima Báñez (c.), durante el foro de XLDesafío. / Efe

La ministra de empleo, Fátima Báñez, invita a ver la digitalización como una “oportunidad” y no como “una amenaza”

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOSMadrid

Mejorar la empleabilidad de las personas, en un mundo cada vez más cambiante, es uno de los principales retos que tiene por delante la sociedad actual. Sobre este gran desafío se reflexionó ayer durante la jornada 'La nueva empleabilidad', primera parte de un ciclo organizado por la revista del grupo Vocento XL Semanal, que fue clausurado por la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez.

La ministra, durante su intervención, admitió que la revolución 4.0 está cambiando los procesos productivos, la organización empresarial y los nuevos empleos, pero invitó a la sociedad a verlo como una “oportunidad” y no como “una amenaza”. “Es verdad que desaparecerán tareas repetitivas, que pasarán a ser realizadas por las máquinas, pero también que al tiempo nacen otras nuevas, como ciberseguridad, profesionales del big data, etc”. Y para dar mayor credibilidad a estas palabras afirmó que por cada dos puestos de trabajo que se destruyan en la economía real, nacerán cinco en la economía digital, tal y como lo estima la Comisión Europea en su último informe sobre la agenda digital. Sin embargo, Báñez hizo hincapié en que los nuevos perfiles que se demandan requieren de “creatividad, nuevas destrezas y habilidades” y para ello “tenemos que ser capaces de cultivar el talento y tener perfiles que se adecuen a esas nuevas habilidades”, una tarea para la que pidió “aliados desde la sociedad civil”.

La titular de Empleo puso también de manifiesto que en Europa existen 900.000 puestos de trabajo que no se pueden cubrir por falta de formación, según cálculos de la CE, y que para 2020 se prevén 16 millones más de empleos que requieren competencias en tecnologías de la información y las comunicaciones. Solo en España harán falta para los próximos cuatro años tres millones de profesionales con preparación digital que, a día de hoy, no existen. Y, en contraposición, en la actualidad todavía hay más de 3,7 millones de personas en paro, la mitad de los cuales no ha terminado la Educación Secundaria, tal y como alertó Báñez. Por ello, la ministra esgrimió la formación como la “principal herramienta” para mejorar la empleabilidad de estas personas, porque “nos jugamos mucho”. “La España del presente y del futuro va a competir en talento e innovación, no en salarios bajos”, prometió.

"Desajuste de talento"

En esta línea se manifestó también Raúl Grijalba, presidente de Human Age Institute y ManpowerGroup, quien advirtió de que la digitalización tendrá un impacto en el 90% de los puestos de trabajo así como en un 30-40% de las competencias, que serán distintas, de forma que se llevará por delante al 40% de las empresas que no sepan adaptarse. De igual manera, esgrimió un estudio que presentarán próximamente en el que se calcula que el 80% de los 2,6 millones de empleos que se crearán en España en la próxima década serán para técnicos cualificados de altas competencias. Grijalba alertó así de un “desajuste de talento”, como se pone de manifiesto en que, pese a que la tasa de paro sigue por encima del 16%, casi el 30% de las ofertas de empleo de las empresas españolas se quedan sin cubrir.

Por su parte, Santiago Bergareche, presidente de Vocento, animó a reflexionar sobre este tema y “hacer frente” al “desafío” que representa que “en cinco o diez años las máquinas tendrán funciones impensables y cambiarán de forma drástica el escenario laboral”.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos