La Rioja

Éstas son las claves para la reinserción de los parados de larga duración

Cola a las puertas de una oficina pública de empleo.
Cola a las puertas de una oficina pública de empleo. / Archivo
  • La atención individualizada y la colaboración público-privada son dos de las principales recomendaciones de Fedea, que apuesta por hacer una buena diagnosis de la situación de cada desempleado

Pese a las sólidas señales de recuperación del mercado laboral, todavía hay más de 2,4 millones de personas que llevan por encima de un año en el desempleo, y son 1,8 millones los que superan los dos años de búsqueda activa de trabajo sin ningún éxito. Y lo que es peor, uno de cada cuatro parados en España lleva más de cuatro años en esta situación y tiene que esperar de media dos años y medio para encontrar un empleo. Unos "niveles insostenibles". Es evidente que "hace falta un cambio en la orientación de las políticas de empleo para los parados de larga duración", sostiene Marcel Jansen, investigador de Fedea y profesor de la Universidad Autónoma de Madrid, quien este jueves presentó el informe 'El reto de la reinserción de los desempleados de larga duración'.

A juicio de este experto, "la clave está en la atención individualizada de cada parado por parte de un tutor y establecer unas políticas de empleo bien diseñadas". En definitiva, establecer un "traje a medida" que "esté perfectamente adaptado a las necesidades de las personas", tal y como explicó Ángel de la Fuente, director de Fedea. Y para ello, sostienen desde la Fundación, es prioritario mejorar la capacidad del Servicio Público de Empleo (SEPE), que apenas coloca al 2% de los parados, la posición más baja de los países de la OCDE. De hecho, prácticamente uno de cada tres parados ha de esperar un año antes de recibir algún tipo de ayuda por parte del SEPE, con lo que "la activación tiene lugar bastante tarde y para la mayoría la intensidad de la ayuda que se proporciona es baja", según reza el informe.

Y es que "el sistema público de empleo no puede con todo este volumen de parados", considera Jansen, por lo que aboga por una colaboración "más intensa" entre los sistemas públicos de empleo como pueden ser las empresas de colocación privadas o las ONG, además de una mayor coordinación entre los servicios centrales y los locales o autonómicos. Y para demostrar que esto puede funcionar bien, pone como ejemplo la experiencia de otros países, como Francia, que consiguió incrementar un 20% la tasa de reinserción de sus parados de larga duración con medidas como éstas, o incluso aquí en España Aragón, que su nivel mejoró también en torno a 20 puntos gracias a un proyecto piloto de colaboración público-privado.

Jansen considera que el Gobierno va en "la dirección correcta" con la aprobación la semana pasada del Programa de Acción Conjunta para Desempleados de Larga Duración, que, dotado de un presupuesto de 515 millones de euros, ya ofrece apoyo individualizado y prevé una carga máxima de 120 parados por orientador, un “planteamiento correcto” que está muy cerca del 1 por cada 100 que se estila en Alemania. Lo que falta es establecer unos objetivos cuantificables para comprometerse a bajar la tasa de paro de larga duración en x porcentaje durante x años. "Llegar a un millón de personas en tres años ya es un objetivo muy ambicioso", defiende el experto, al tiempo que explica que también hace falta crear nuevas herramientas de perfilado, para facilitar de esta forma el diagnóstico y desarrollar a su vez acciones preventivas.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate