La subida del IPC cuadruplica ya la revalorización de las pensiones

Los precios subieron en febrero un 1,1% por el encarecimiento de la luz y hace que los jubilados pierdan ocho euros al mes en poder adquisitivo

J. A. BRAVO

madrid. Otra mala noticia para los pensionistas. El acelerón que dieron los precios en febrero, terminando con una subida interanual del 1,1% por el encarecimiento de la electricidad -en torno a un 2%, frente a un 3% de la energía en general-, que viene siendo el principal factor de movimiento al alza o a la baja de la inflación durante los últimos meses. Según el indicador publicado ayer por el INE, los precios de consumo crecieron una décima en el mes que finaliza hoy, aunque en la comparativa respecto a febrero de 2017 aumentaron medio punto. Encadenan así un año y medio de alzas, perspectiva que se mantendrá al menos hasta el verano. De hecho, el Gobierno estima en un 1,6% el deflactor que tendrá sobre el consumo privado, frente a la media del 2% que se registró el año pasado aunque el dato final en diciembre se moderó al 1,2%.

Si atendemos a la subida media pactada en los convenios firmados en 2017, que fue del 1,43%, los asalariados en general aún estarían ganando algo de poder adquisitivo frente a la inflación. Pero ocurre justo lo contrario con los pensionistas, debido a que por quinto año consecutivo sus prestaciones públicas solo han subido un 0,25%.

Ese es el mínimo legal establecido tras la reforma del sistema en 2013, y consecuencia de aplicar el polémico índice de revalorización que las separa de la evolución de los precios como era tradicional. Por efecto de ello, y tras dejar atrás la inflación negativa que se registró en el principio de la salida de la crisis, los pensionistas han reducido 2,4 puntos su poder adquisitivo solo en los dos últimos años. Y conforme a las previsiones de inflación, en 2018 pueden añadir un punto y medio a ese recorte. Con el 0,25% de subida la mayor pensión pública no pasaría de 2.580 euros al mes como tope. Y para los 5,9 millones de jubilados con prestación, el alza este año rondaría los 2,7 euros al mes hasta sumar un promedio de 1.071 euros, esto es, ocho euros menos de lo que les correspondería aplicando el IPC de febrero.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos