Solo una veintena de personas se concentran ante el Congreso

Un grupo de jubilados, concentrados ayer frente al Congreso de los Diputados. :: alberto ferreras/
Un grupo de jubilados, concentrados ayer frente al Congreso de los Diputados. :: alberto ferreras

Los pensionistas guardan fuerzas con miras a las manifestaciones del sábado, día en que están convocadas un centenar de protestas

A. PANIAGUA MADRID.

Los jubilados escucharon ayer el debate sobre las pensiones que se celebraba en el Congreso en su casa. Sólo una veintena de personas, de las cuales la mitad eran víctimas de la estafa de Afinsa y Fórum Filatélico, se concentraron frente a la Cámara baja para pedir unas prestaciones dignas. Los pensionistas guardan fuerzas para el sábado, en que hay convocadas un centenar de movilizaciones en ciudades de toda España.

La llovizna y el cielo aborregado no invitaban a echarse a la calle. La destemplanza no arredra sin embargo a José, de 69 años, que cobra unos «miserables 720 euros», un parco sustento con el que tienen que vivir él y su mujer, licenciada en Bellas Artes. La razón de su menguada pensión obedece a que siempre se ha movido en la economía sumergida porque es «contestatario». «He salido adelante porque alquilaba un apartamento que ahora he dejado a mi hija que está en paro».

Un hombre que prefiere permanecer en el anonimato se refugia de las gotas de lluvia bajo un árbol. Va tocado con un gorro impermeable y viste con corrección, a pesar de que apenas recibe 320 euros por una pensión no contributiva. «Tengo una incapacidad total. Dentro de poco cumplo 65 años, a ver cuánto me queda de pensión», asegura mientras exhibe una mano con tres dedos amputados. «Los perdí cuando trabajaba en una imprenta».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos