Los sindicatos piden al Santander rebajar los afectados por el ajuste de plantilla

J. M. CAMARERO

madrid. Los representantes de los trabajadores del Banco Santander y Popular quieren que el cómputo de afectados por la nueva reestructuración laboral que va a llevar a cabo el grupo afecte a menos personas de las inicialmente anticipadas por la entidad. Hasta ahora, el banco había anunciado su intención de que el ajuste afectara a unas 1.585 personas de servicios centrales más 575 por traslados a diferentes filiales del grupo. Pero en la reunión mantenida ayer por ambas partes, los sindicatos reclamaron que el grupo rebajara la cifra de despidos porque consideran que es un volumen de empleados muy elevado. «No se puede consentir ese nivel de destrucción de empleo», explican fuentes de la negociación.

Los sindicatos también han exigido reducir las edades de los trabajadores que se puedan acoger al sistema de prejubilaciones que se fije. En el anterior ERE planteado por el Santander, el año pasado, ese límite para acceder a una salida con la que compensar los ejercicios previos a la jubilación se estableció en 58 años.

Por otra parte, el juzgado de lo Mercantil número 9 de Madrid no ha admitido a trámite la solicitud de concurso necesario contra Banco Popular presentada por el despacho Corbalán de Celis & Guerri. Con ella, pretendía declarar la nulidad la resolución del banco acordado el pasado mes de junio.

Fotos

Vídeos