Los sindicatos advierten a Gobierno y patronal: sin acuerdos «habrá conflicto»

UGT y CC OO llaman a «llenar las calles» este Primero de Mayo para exigir mayores salarios, pensiones dignas y mejores empleos

L. PALACIOS

madrid. Repartir la riqueza. Es el objetivo de los sindicatos mayoritarios para «llenar las calles» este Primero de Mayo, Día Internacional del Trabajo, en las 80 movilizaciones previstas en 60 ciudades bajo el lema 'Tiempo de ganar'. Ven urgente subir salarios, revalorizar pensiones, reducir brecha de género y luchar contra la precariedad laboral. Así lo explicaron ayer los secretarios generales de UGT, Pepe Álvarez, y CC OO, Unai Sordo, que lanzaron una «advertencia» al Gobierno y la patronal: o se avanza en las negociaciones abiertas en diferentes mesas o comenzará una movilización creciente y habrá «conflicto».

Álvarez fue muy claro: «O de manera inmediata el diálogo da resultado y se empiezan a solventar problemas, o este Primero de Mayo será el prólogo de un año en el que la movilización y la lucha serán el elemento clave para recuperar derechos perdidos». Y no descartan ningún escenario, ni una huelga general.

Según él, gracias a las protestas de los últimos meses el Gobierno ha mejorado las pensiones en los Presupuestos de 2018 -aunque lo ve «insuficiente»- y se ha tomado en serio la lucha para reducir la brecha salarial entre hombres y mujeres, algo que en otoño parecía imposible. «Empieza a haber indignación, rabia e incluso una cierta impotencia», dijo esperando que «se visualice todo eso en la calle».

Para Sordo, las marchas del Día del Trabajo tienen que «marcar un punto de inflexión». La primera reivindicación es que los salarios recuperen poder de compra y por ello defienden que deben incrementarse más que los precios y, al tiempo, recuperar el poder adquisitivo perdido, de manera especial en los sueldos más bajos.

Los sindicatos piden a la patronal que este año se firme un Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC) que permita elevarlos un mínimo del 3,1%. Exigen, además, pactar un salario mínimo de 1.000 euros al mes por convenio y crear un nuevo contrato social. Sin embargo, la patronal solo ofrece un alza del 2% más un punto variable que pretenden vincularlo con otros elementos, sobre todo la productividad y el absentismo laboral.

«A la CEOE se le acaba el tiempo», apuntó Sordo, quien reprochó al Gobierno que a causa de las reformas laborales y fiscales que ha ido aprobando la patronal ahora «apenas tiene incentivos para llegar a acuerdos equilibrados». Están instalados, lamentó, en «una zona de confort».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos