Siemens Gamesa despedirá a 6.000 personas tras perder 135 millones en un semestre

A. B.

madrid. La fusión entre Siemens y Gamesa ha sufrido una pesada indigestión en su primer semestre de vida oficial. Tanto que entre abril y septiembre sufrieron unas pérdidas de 135 millones de euros, según reconoció ayer la compañía a la CNMV.

La consecuencia de ello es que el grupo recortará en un 22% su plantilla actual, lo que supondrá el despido de 6.000 empleados en total en los 24 países donde opera, incluidas 700 bajas que ya estaban previstas. Sus malos resultados han hecho que la dirección haya emplazado «de inmediato» a los sindicatos a comenzar las negociaciones.

En concreto, se prevé la reducción de capacidad de su planta de Aarlborg (Dinamarca) y el cierre de otra en Tillsonburg (Canadá), a la par que un fortalecimiento de su base de producción en África y Asia. El objetivo es tener una «estructura más ágil, más competitiva y con menores costes», señaló el consejero delegado del grupo, Markus Tacke, durante una conferencia con analistas.

No solo empeoró su cuenta final, también los ingresos bajaron un 12% hasta quedar en 5.022 millones. La cartera de pedidos de Siemens Gamesa -cuy valor bursátil se ha depreciado un 25% en lo que va de año- ascendía al cierre de septiembre a 20.688 millones de euros. De ellos, 10.811 millones correspondían a la división de aerogeneradores, que descendió un 8%, frente a 9.877 millones en el área de servicios, cuya facturación subió un 6%.

Según sus responsables, los resultados se vieron afectados por las condiciones específicas del mercado 'onshore' -los territorios nacionales donde opera-, incluida la suspensión temporal de operaciones en India, así como el ajuste de los inventarios. En este sentido destacan que excluyendo ese impacto los ingresos caerían solo un 2%, a la vez que «el potencial a largo plazo permanece intacto» -su beneficio subyacente fue de 118 millones-.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos