La UE rechaza crear un 'banco malo' europeo para el billón de créditos morosos

«Una solución de talla única no puede servir», alega el presidente del Eurogrupo, contrario a que desde el Norte se costeen lastres del Sur

J. A. BRAVO

madrid. La diferencia sempiterna entre los socios europeos del Norte y los del Sur volvió a quedar en evidencia ayer durante la reunión de los ministros de Economía y Finanzas de la Unión Europea (Ecofin), quienes rechazaron la idea de crear un 'banco malo' europeo que se hiciera cargo del billón en créditos morosos que arrastra la banca. A cambio aprobaron un plan para actuar ante los «niveles persistentemente altos» de esos préstamos considerados tóxicos, pero cuyo desarrollo no se conocerá hasta dentro de un año.

El nivel histórico de créditos improductivos que soportan las entidades europeas, equivalente al 7% del PIB de la UE y a un 5,4% de los préstamos del sector, llevó al presidente de turno del Ecofin, el ministro estonio Toomas Töniste, a afirmar que «son un problema para esta industria». Pero el presidente del Eurogrupo, el holandés Jeroen Dijsselbloem, cree que «una solución de talla única no puede servir» por las diferencias entre países y bancos.

Eso es lo que quería cambiar el presidente de la Autoridad Bancaria Europea (EBA), el italiano Andrea Enria, con su propuesta a principios de año de crear una sociedad comunitaria de gestión de activos con un capital público inicial, que sería aportado por todos los socios de la UE, de 20.000 millones. Su pretensión, no obstante, era que pudiera llegar a absorber hasta un cuarto de billón de esos créditos improductivos.

Pero los 'halcones' del Norte, encabezados por Alemania y Holanda, no quieren asumir mayores riesgos en un problema que ven más del Sur (Grecia, Chipre, Portugal e Italia, sobre todo). Por eso quieren 'bancos malos' nacionales, como en España.

Fotos

Vídeos