La recaudación tributaria sube un 9% en el primer semestre y supera las previsiones

Sociedades, por el aumento de los pagos fraccionados, y el IVA, por el mayor consumo, compensan el desvío en el IRPF y los especiales

DAVID VALERA MADRID.

España debe reducir su déficit en unos 13.000 millones este año para rebajar el desfase del 4,3% de 2016 al 3,1% de 2017 pactado con Bruselas. Y los ingresos tributarios son la principal fórmula elegida por el Gobierno para tratar de cuadrar esas cuentas. De hecho, en los Presupuestos contempló un incremento de la recaudación del 7,9% hasta los 200.963 millones, lo que implicaría recuperar los niveles precrisis. Hasta el primer semestre la cesta impositiva creció un 9% y alcanzó los 83.585 millones, según los datos de la Agencia Tributaria.

Se trata de un incremento muy elevado que hace factible un objetivo de ingresos que, sin embargo, fue puesto en duda por el Banco de España o la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF). La incertidumbre radica en que el comportamiento no es homogéneo en todas las figuras tributarias. Así, mientras que en Sociedades y el IVA el avance es significativo por diferentes causas, en el IRPF la situación es más delicada.

Sociedades

Es el impuesto que más ha crecido en estos seis primeros meses del año. De hecho, ha pasado de un balance negativo en 2016 en términos de caja (debido a deducciones y otras bonificaciones) a tener unos ingresos de 2.552 millones este curso. Si se analizan los últimos doce meses, el incremento es del 33,5% en contabilidad nacional. El buen comportamiento de este tributo se debe a las medidas adoptadas por el Gobierno a finales del pasado ejercicio y que en la práctica supusieron un aumento de la tributación. La más importante fue reintroducir un mínimo en el pago fraccionado de las grandes empresas después de que esta recaudación se desplomase un 50%. En concreto, recuperó de forma más exigente una medida que estuvo vigente entre 2012 y 2015 al establecer en estos pagos un tipo mínimo del 23% del resultado contable para aquellas compañías con más de 10 millones de facturación que se elevó al 25% para las entidades financieras o de hidrocarburos.

Sin embargo, esto produce un importante 'efecto escalón' al comparar el resultado con el año pasado al menos hasta que se produzca el segundo pago fraccionado en octubre, fecha en la que empezó a funcionar la medida en 2016. Además, en julio se produce la liquidación del impuesto y la AIReF estima que Hacienda deberá devolver a las empresas unos 3.000 millones adelantados de más por ese mínimo (algo similar a lo que ocurre con la declaración de Renta en el IRPF). Por tanto, habrá que esperar todavía unos meses para saber cuál es la evolución real de este tributo.

La estimación del Gobierno es que Sociedades aumente un 12,6% este año y alcance los 24.399 millones. Una cifra que, en cualquier caso, está lejos de los niveles precrisis (44.823 millones en 2007). De hecho, es el único de los grandes impuestos que todavía no ha vuelto a la cifras anteriores a la recesión.

IVA

La fortaleza del consumo de los hogares, principal motor de la economía, repercute en un sostenido aumento de la recaudación del IVA. En el primer semestre aumentó un 8,3% hasta los 33.916 millones. Un ritmo que, de momento, supera la previsión del Ejecutivo de un alza del 7,3%. Nadie duda de la salud de este impuesto, que también se apoya en la mayor creación de empleo y de actividad económica.

Sin embargo, la Autoridad Fiscal señala algunas incertidumbres. Una de ellas es el impacto de eliminar los aplazamientos tributarios del IVA, que Hacienda estimó en 1.500 millones y que el organismo fiscalizador deja en casi la mitad (800 millones). En cualquier caso, no considera que suponga un riesgo para cumplir el incremento recogido en los Presupuestos.

IRPF

Todas las dudas de los ingresos recaen en el IRPF. El Ejecutivo estimó un incremento de la recaudación del 7,7% este año. De momento, en el primer trimestre los ritmos son más moderados y apenas alcanzan el 3,3% a pesar del aumento del empleo. De esta forma, la Autoridad Fiscal calificó en su último informe como «muy improbable» el cumplimiento del objetivo fijado en los Presupuestos. Sin embargo, a pesar de estas dudas el PP y Ciudadanos alcanzaron un acuerdo para rebajar este impuesto en 2.000 millones de cara a 2018.

Especiales

Los impuestos especiales (tabaco, alcohol e hidrocarburos, principalmente) también evolucionan por debajo de lo previsto por el Ejecutivo. En los primeros seis meses crecieron un 3% hasta los 9.815 millones, mientras que la estimación fija un incremento del 4,6%.

Bebidas azucaradas

Hacienda se comprometió con Bruselas a poner en marcha esta tasa a las bebidas azucaradas si los ingresos impositivos se incumplían. De momento, su creación está aparcada. La previsión era que aportaría 200 millones a las arcas públicas.

Fotos

Vídeos