Rajoy, «abierto» a cambiar el Estatuto de los Trabajadores por las 'Kellys'

Las camareras de piso piden prohibir que la limpieza de los hoteles se externalice, lo que hace más precario su trabajo y reduce su sueldo un 40%

LUCÍA PALACIOS MADRID.

«Camarera de piso significa correr ocho horas sin parar», explica Adriana que, a sus 55 años, sigue sin contrato fijo pese a llevar 14 trabajando de 'Kelly' (el acrónimo que ellas se han puesto por 'las que limpian') y admite que incluso tiene «miedo» a no poder jubilarse. Ayer dejó por un día el «estrés» que soporta en su actividad diaria en un hotel -que en ocasiones no le permite ni parar para comer ni ir al baño- para venir de Baleares a Madrid a «luchar por sus derechos». Quiso estar al lado de las cinco compañeras que fueron recibidas en el Palacio de la Moncloa por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

El resultado de esta reunión -que duró dos horas, el triple de lo que se había previsto- fue «muy positivo», según las representantes de este colectivo de limpiadoras de habitaciones de hotel, que salieron «bastante satisfechas» del resultado obtenido como explicaron en una rueda posterior celebrada en el Senado. Allí anunciaron que el presidente se mostró «abierto» a modificar el artículo 42.1 del Estatuto de los Trabajadores y también a ampliar el catálogo de enfermedades profesionales, dos de las principales reivindicaciones de este colectivo. «Queremos que se modifique el Estatuto de los Trabajadores porque la externalización nos está matando vivas», se quejó Ángela Muñoz, vicepresidenta de la Asociación de las Kellys, que prometió que esta lucha «va a seguir» hasta tener «soluciones». Reclaman que se introduzca en el artículo que solo obliga a las empresas que subcontraten a estar al día en los pagos a la Seguridad Social, la prohibición expresa de externalizar la actividad principal.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos