La prima de riesgo, lastrada ahora por la crisis política italiana

J. M. CAMARERO

madrid. El clima de tensión en torno a la deuda soberana no es comparable al que se vivió hace seis años, en el peor momento de la crisis, pero las economías del sur europeo están reviviendo el mismo 'efecto dominó' que imperaba entonces: los problemas de un país -Italia, en este caso- acaban por afectar al resto, incluido España. A pesar de que la situación entre unos y otros es muy diferente. Ayer, el termómetro de las primas de riesgo se calentó de forma considerable: el diferencial del bono español con respecto al alemán -el que se usa como referencia- repuntó un 13% hasta los 100 puntos básicos. El coste de la deuda a 10 años subió un 7% en una sola sesión hasta alcanzar el 1,5%. La prima de riesgo se encuentra ya en el mismo nivel que tenía a principios de 2018, después de haber descendido hasta los 65 puntos básicos -el mejor nivel de la última década- hace apenas un mes. Los inversores penalizan a España, al igual que lo hacen con Portugal -su diferencial avanzó ayer un 15% hasta los 148 puntos- o Irlanda -un 8,5% superior a la del viernes, hasta cerca de los 50 puntos-. Y todo porque los mercados comienzan a desconfiar de la situación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos