Las prejubilaciones se aceleran por el temor al recorte de las prestaciones a partir de 2019

J. M. C.

madrid. La incertidumbre ante lo que pueda ocurrir con el sistema de pensiones a partir del próximo año está impulsando a muchos cotizantes a solicitar la jubilación anticipada en un proceso que va a más, a medida que transcurre el tiempo y se aproxima el 31 de diciembre. Solo en el pasado mes de enero, el 51% de los nuevos jubilados accedieron al sistema de forma anticipada -antes de los 65 años y medio, la edad legal actual-. Ya en 2017 lo hizo un 43% del total.

Por eso, la edad media de jubilación real descendió hasta los 63,9 años, anticipándose casi 24 meses a la oficial. La realidad está desbordando las previsiones del Gobierno, que precisamente aprobó la reforma de la Seguridad Social en 2013 para imponer mayores recortes de la prestación a quienes se prejubilaran, para evitar que dejaran de cotizar antes.

Pero muchos ciudadanos con más de 60 años prefieren asegurarse la pensión de jubilación actual, aunque sea a costa de reducirla por la penalización -en torno a un 6% o 7% por año previo al legal- antes que ver drenada la prestación por medidas como el factor de sostenibilidad, que entrará en vigor en 2019. Se trata de un cálculo a la baja de las nuevas prestaciones que se establece en función del incremento de la esperanza de vida para mejorar la sostenibilidad del sistema.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos