La partida para el Rey recupera el nivel previo a los recortes de 2012

M. E. ALONSO MADRID.

Por segundo año consecutivo, el presupuesto de la Casa del Rey subirá con moderación. Felipe VI contará en 2018 con 7,89 millones de euros, un 0,9% más que los 7,82 millones asignados hasta ahora, según el proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2018.

Desde 2010 la partida destinada al «sostenimiento de la Familia y de la Casa» había ido descendiendo de manera paulatina. Ese año la institución se llevó 8,9 millones de euros de las arcas públicas. Un año después, la cifra se redujo un 5,2% hasta los 8,43 millones. No fue la última.

En 2012, ya con los primeros recortes presupuestarios implantados por el Gobierno de Mariano Rajoy, cayó otro 2% hasta los ocho millones, nivel de gasto que precisamente recupera ahora. Ya en 2013 se quedó por debajo (7,93 millones) y en 2014 descendió otro 2%. La asignación quedó entonces congelada en 7,78 millones hasta el año pasado.

Según establece la Constitución en su artículo 65.1, el jefe del Estado «distribuye libremente» -esto es, a su criterio- esa asignación. En 2017 destinó el 48% a gastos de personal, el 37% a gastos corrientes en bienes y servicios, el 8,6% a la Familia Real, el 5,8% a inversiones y otro 0,8% fue al Fondo de Contingencia.

El presupuesto incluye los sueldos del propio Monarca y del resto de miembros de la Familia Real. En concreto, Felipe VI cobró 239.908 euros brutos anuales el año pasado; la Reina Letizia, 131.400 euros; el Rey Juan Carlos, 191.124 euros y la Reina Sofía, 107.520 euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos