Nuevo subsidio para desempleados ante el fin inminente de los actuales

El PP enmienda los PGE con una prestación temporal que sustituya a los programas Prepara y PAE mientras el Gobierno negocia su unificación

J. A. BRAVO

madrid. El Gobierno ha hecho bueno el refrán de más vale prevenir que curar, al preparar la aprobación de un nuevo «subsidio extraordinario» que sustituya «temporalmente» a dos de los tres programas actuales de protección para desempleados que han agotado sus prestaciones. Se trata del llamado Prepara y del Plan de Activación para el Empleo (PAE), cuya vigencia vence el próximo lunes 30 de abril.

A partir de esa fecha no admitirán nuevos solicitantes, si bien se mantendrá el sistema de ayudas para quienes ya estuvieran inscritos. Dado que el Tribunal Constitucional ha anulado buena parte de la normativa de ambos planes, por estimar que vulnera competencias autonómicas, el Ejecutivo ha optado por no prorrogarlas.

En su lugar ha dispuesto crear una nueva partida asistencial, regulada como una prestación especial del Ministerio de Empleo. Con ello, apuntan fuentes del departamento, se logra que «ningún beneficiario se quede sin cobrarla» y, en teoría, puedan tramitarse nuevas peticiones una vez fuera aprobada.

Al incluirse como enmienda del PP a los Presupuestos (PGE) de 2018, entraría en vigor una vez aprobados si bien tendría carácter retroactivo desde el 1 de mayo. Su duración sería de seis meses (180 días) y no podría percibirse más de una vez, con una cuantía de 430 euros (el 80% del Iprem). No obstante, desde el departamento que dirige Fátima Báñez confían en que ni siquiera haya que recurrir a ese subsidio si antes se aprueba la nueva ayuda unificada para parados sin recursos.

El próximo 16 de mayo hay convocada una reunión entre el Gobierno y los agentes sociales. Allí las principales patronales y sindicatos deberían hacer sus propuestas para la nueva ayuda única denominada Renta Complementaria de Desempleo (RED), de 430 euros al mes por parado -el PAE y el Prepara oscilan entre los 400 y 450 euros- y cuya duración podría extenderse, según Empleo, hasta seis años si el beneficiario demuestra en las prórrogas sucesivas que cumple las condiciones, algo distintas a las actuales.

La filosofía gubernamental es que el subsidio especial incluido en las enmiendas a los Presupuestos actúe como «colchón» si el RED tarda en aprobarse por falta de consenso. En este sentido, las comunidades autónomas -con competencias en la materia- proponen simultanear la nueva ayuda única con las rentas mínimas de cada territorio, mientras el Ministerio quiere que se sucedan y no se superpongan.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos