Se necesitan tres millones de profesionales con perfil digital... y no los hay

Varios asistentes al último congreso mundial de telefonía (MWC) prueban el uso de gafas de realidad virtual para su trabajo. :: martin benet/
Varios asistentes al último congreso mundial de telefonía (MWC) prueban el uso de gafas de realidad virtual para su trabajo. :: martin benet

El empleo en el sector tecnológico crece un 18% en los últimos tres años, casi siete puntos más que la media de ocupados en ese periodo

LUCÍA PALACIOS MADRID.

La tecnología está revolucionando el mundo y, de igual manera, el mercado laboral, que se está transformando a un ritmo vertiginoso. Este nuevo sector ha entrado en escena y amenaza con cambiarlo de arriba abajo. Y es que solo en los tres últimos años la digitalización ha impulsado el empleo un 18% (creando 70.000 nuevos puestos), según las cifras de afiliación a la Seguridad Social. Esto supone un crecimiento casi 7 puntos superior a la media, que aumentó un 11,2% durante ese periodo.

Y todo indica que esto es solo el principio, puesto que se calcula que en los próximos cuatro años en España harán falta tres millones de profesionales con preparación digital que, a día de hoy, no existen, tal y como resaltó recientemente la ministra de Empleo, Fátima Báñez. Incongruencias de un mercado laboral que tiene la segunda tasa de paro más alta de Europa.

Esto pone en evidencia que, pese a que el empleo en este sector está avanzando a pasos de gigante, no lo está haciendo al ritmo que podría hacerlo si se dieran las circunstancias adecuadas. Porque un 24% de las empresas españolas confiesa tener dificultades para cubrir puestos de alta cualificación relacionados con este perfil. Así lo reconoció también la ministra, quien también habló de que en Europa existen 900.000 vacantes a la espera de un puesto que no se pueden cubrir por falta de formación y para 2020 se prevén 16 millones más de puestos de trabajo que requieren de competencias en tecnologías de la información y las comunicaciones, según datos de la Comisión Europea. Se trata de empleos como analista de datos, expertos en SEO y SEM, community manager, social media, especialista en 'big data' o en 'cloud', gamificación o movilidad, según estima la Asociación Española de Centros Autónomos de Enseñanza Privada (ACADE).

Existen 900.000 vacantes en Europa que no se pueden cubrir por falta de formación

Una paradoja en estos tiempos en que solo en España todavía hay más de 3,7 millones de parados, según la EPA, y el paro estructural, es decir, aquel que permanece al margen del ciclo económico y se hace crónico, alcanza el 16,2%, según cifra la patronal de las agencias de empleo Asempleo. El reto está, por tanto, en formar a los trabajadores para mejorar su empleabilidad.

Porque desempeñar un trabajo es cada vez más complicado. Así lo explica Marie-Claire Carrère-Gèe, presidenta del Consejo de Orientación para el Empleo (COE) en Francia, quien considera que ya se ha producido un cambio significativo en los puestos de trabajo desde principios de los ochenta. Esta transformación derivada del proceso tecnológico beneficia a las personas con un alto nivel de cualificación y, por el contrario, perjudica a las tareas rutinarias. Y es que, a su juicio, «en la actualidad todos los puestos de trabajo son más complejos: hoy en día hacen falta más habilidades, cualificación que antes para realizar el mismo puesto de trabajo».

«Es una realidad. Hay un problema para encontrar personas con alta cualificación sobre todo en el contexto de la digitalización o perfiles STEM (es decir, los relacionados con ciencias, tecnologías, ingeniería y matemáticas, por sus siglas en inglés)», afirma Valentín Bote, presidente del Randstad Research. Pero Bote matiza que no siempre que se habla de déficit de talento hay detrás un problema real de déficit de talento. Parece una incongruencia, pero no lo es. Y aquí entra en juego otro de los problemas del mercado laboral español: la precariedad. Así, este experto explica que la mitad de las empresas que declaran no encontrar profesionales adecuados, en realidad tienen unas ofertas que están por debajo de las condiciones de mercado. Es decir, «no es que se enfrenten a un problema de déficit de talento, sino que sus condiciones son malas». Bote advierte de que no se puede querer fichar a un ingeniero que hable tres idiomas, que sea especialista y pretender pagarle 12.000 euros al año.

Profesiones sin paro

Pero también pone de relieve que es cierto que hay ciertos perfiles que en la actualidad están en un nivel de paro prácticamente a cero, por lo que cualquier vacante que se genera cuesta mucho encontrar a un candidato para ocuparlo. Así sucede en ciertas ramas de las ingeniería industrial, principalmente las vinculadas con robótica o mecatrónica; también en el terreno de la informática, donde la disciplina del 'big data' está creciendo tan fuerte, que cuesta encontrar profesionales para este tipo de puestos, o en el ámbito de los programadores.

Margarita Álvarez, directora de Marketing y Comunicación de la empresa de Recursos Humanos Adecco, puntualiza que «se habla mucho del sector tecnológico, pero el sector tecnológico ya no es un sector, porque todas las empresas, también de otros segmentos, necesitamos un perfil de estas características».

Efectivamente, prácticamente la mitad de las empresas (un 47%) ha iniciado ya el proceso de digitalización y un 13% se encuentra en un estado muy avanzado del proceso, según datos del Observatorio para el Empleo en la Era Digital, que alerta de que «lo preocupante es ese 17% para el que no es prioritario digitalizarse, sin darse cuenta de que ese proceso no es una opción si se quiere sobrevivir a la evolución del mercado laboral». Podría decirse, por tanto, digitalizarse o morir.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos