La morosidad bancaria, en su nivel más bajo desde el peor momento de la crisis

Sede del Banco de España en Madrid./EFE
Sede del Banco de España en Madrid. / EFE

El volumen de créditos impagados, con 97.700 millones, es el mismo que el de hace ocho años

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

La imposibilidad de hacer frente al recibo del banco para abonar la hipoteca, el préstamo personal o la tarjeta de crédito se está convirtiendo en una realidad cada vez menos frecuente entre los ciudadanos que tienen que asumir esos compromisos. La temida morosidad bancaria cayó el año pasado a niveles que no se veían desde finales de 2011. Entonces, la tasa de impagos se situaba en el entorno del 7,8%, prácticamente el mismo nivel en el que acabó el año pasado: un 7,79%, según los últimos datos del Banco de España.

A medida que la economía se ha ido recuperando, con la mejoría en el mercado laboral y en los ingresos que perciben los hogares, las familias han asumido con menor esfuerzo el pago de las cuotas de sus créditos, frente a la dura situación que tuvieron que vivir entre 2012 y 2014, los peores años de la crisis. De hecho, hacía más de seis años que este registro no volvía a situarse por debajo del 8%. El peor momento de todos se vivió en diciembre de 2013, cuando el índice de morosidad superó el 13,6% de los créditos contratados. Desde entonces, ha ido descendiendo progresivamente hasta el 7,79% actual. En cualquier caso, la cifra es aún superior a la que se registraba cuando comenzó la crisis, en 2008, cuando apenas un 2% de los créditos eran impagados.

A finales del año pasado, los ciudadanos dejaron de abonar 97.694 millones de euros, de los más de 1,25 billones de euros comprometidos en todo tipo de préstamos. Para la Asociación Española de Banca (AEB), la caída de la tasa de morosidad aun siendo "importante, no hace honor a la fuerte caída de la cifra de créditos morosos". Porque esos 97.700 millones impagados representan la misma cuantía de morosos que la que había en marzo de 2010, aunque la tasa era entonces del 5,3%. ¿Por qué ahora ese ratio es mayor? Porque el volumen de créditos en vigor es mucho menor, como consecuencia de las amortizaciones que siguen realizándose en las hipotecas constituidas y una menor contratación de préstamos, por la prudencia que muestran ahora las familias a la hora de endeudarse.

Javier Urones, analista de XTB, espera que con la continuidad de la mejora económica y laboral, unido a una mayor facilidad de crédito de las entidades de nuestro mercado, siempre y cuando se otorgue de forma correcta, "ayude a que esta variable continúe reduciéndose durante todo este año".

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos