Montoro pide al sector privado «tomar nota» del alza salarial de los funcionarios

El ministro valora que la subida del sueldo de los empleados públicos, hasta un máximo del 8,8% en tres años, esté ligada al aumento del PIB

D.VALERA/ L.PALACIOS MADRID.

El Gobierno pretende que el acuerdo alcanzado con los sindicatos para revalorizar los salarios de los funcionarios -hasta un máximo del 8,8% en tres años según evolucione la economía- sirva de referencia para las empresas privadas. Así lo destacó el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, quien resaltó ayer que este pacto alcanzado con CC OO, UGT y CSIF es el primero en el que «se condiciona» el salario público al avance del PIB y a la corrección del déficit.

«El sector privado debería tomar buena nota», señaló en su intervención tras la firma del acuerdo. Es decir, animó a las empresas a elevar más los salarios en un momento de bonanza económica como el actual, pero también defendió la desindexación respecto al IPC. En concreto, el titular de Hacienda recordó que «es el momento» de que ese avance del PIB «revierta cada vez más sus beneficios y frutos hacia quienes permiten ese crecimiento, que son los funcionarios y los trabajadores». Un claro mensaje a la patronal para que eleve su propuesta de mejora salarial en la negociación colectiva, que se mantiene prácticamente sin cambios respecto a la realizada el pasado año y que acabó sin acuerdo (un alza de entre un 1,5% y un 2% más medio punto ligado a la productividad). Sin embargo, también supone profundizar en la idea de desvincular la revalorización de los sueldos de la inflación, algo que Montoro calificó de «arcaico», pero que los sindicatos consideran fundamental.

En cualquier caso, el titular de Hacienda presumió del acuerdo alcanzado con los funcionarios hasta 2020. En concreto, los empleados públicas tendrán una subida mínima salarial del 6,1% en los próximos tres años. A esta cifra hay que sumar unos fondos adicionales equivalentes a 800 millones de euros, cuyo reparto se acordará en cada administración. Esas partidas elevan la parte fija hasta el 6,9%. Por último la parte variable puede ampliar la revalorización hasta el 8,79%.

De esta forma, la subida salarial de 2018 será del 1,75%, que incluye la parte fija del 1,5% y un variable del 0,25% ya garantizado puesto que la economía crece más del 2,5%, más otro 0,25% por los fondos adicionales. Para 2019, tendrán asegurada también un alza del 2,25%, que se podrá completar con un variable de hasta el 0,25% en función del PIB y un 0,25% de los fondos. En 2020 los sueldos crecerán con seguridad otro 2% y, si la economía va bien, podrá aumentar otro 1% con el variable y un 0,3% de los fondos. Además, si se cumple el objetivo de déficit en 2020, habrá una prima final del 0,55%, que se ejecutará en 2021.

También será posible volver a la jornada de 35 horas semanales después de que el Gobierno la elevara a 37,5 horas en 2012. Hacienda permitirá a las comunidades autónomas que cumplan con los objetivos de la ley de estabilidad (déficit, deuda y periodo medio de pago a proveedores) que puedan negociar la vuelta a ese escenario.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos