DE MODÉLICA INTERVENCIÓN A AUTÉNTICO FIASCO

RAFAEL RUBIO - ANALISTA DE MERCADOS

La intervención del Popular, presentada en su momento como la primera y modélica actuación de la Junta Única de Resolución del Banco Central Europeo (BCE), tiene toda la pinta de que vaya a convertirse en un auténtico fiasco. Resulta sorprendente que, mientras que el Ministerio de Economía español solicita que se haga público el informe de la auditora Deloitte que sirvió para vender el banco por un euro al mejor postor, el BCE se niegue a ello. Al tiempo, el Banco de España elude cualquier responsabilidad con su insistencia de que nada tiene que ver con aquella decisión que se adoptó en ámbitos de los que no forma parte. Inquietante esa imagen que se nos transmite de que las instituciones europeas toman decisiones sobre asuntos españoles sin la participación y el conocimiento previo de quienes mejor conocen y controlan nuestra realidad.

A medida que pasan los días se incrementa la indignación de los más de 300.000 accionistas del Banco Popular que están dando vida, de nuevo, a bufetes de abogados y organizaciones de defensa de consumidores y usuarios para que defiendan sus intereses ante la justicia. En un intento de frenar la avalancha de denuncias contra la operación, el Santander ha mostrado su disposición a compensar a una parte de los accionistas, si llegaran a cumplir una serie de condiciones. Parece que la propuesta del banco que preside Ana Botín deberá ser matizada y mejorada para que sea tenida en cuenta. La desaparición de un banco no puede esconderse tras una total opacidad, mientras responsables bancarios europeos y españoles discrepan públicamente sobre las verdaderas causas que motivaron su intervención.

Fotos

Vídeos