La Rioja

El Ibex sube un 0,6%, al filo de los 8.800 puntos, gracias al empuje de Repsol

Imagen tomada en la Bolsa de Madrid.
Imagen tomada en la Bolsa de Madrid. / Archivo
  • La subida inesperada del precio del petróleo tras la reunión de la OPEP ha contribuido al buen desempeño de la compañía

El acuerdo de la OPEP para reducir la producción por primera vez en los últimos ocho años ha funcionado bien para reanimar a muchos activos financieros, aunque su efecto se puede calificar, hasta el momento, de bastante fugaz. Veamos en primer lugar el petróleo. La primera reacción del barril de Brent fue alcista: subió cerca de un 6% tras conocerse en la noche del miércoles al jueves, mientras que en la jornada del jueves se anotó apenas otro 0,25%, hasta los 48,81 dólares, no sin antes tentar la recogida de beneficios. El barril de West Texas, de referencia en Estados Unidos, que ganó un 5% del miércoles al jueves, el jueves, poco después de la apertura de la Bolsa americana, se anotaba un 0,11%, hasta los 47,10 dólares. Hay un cierto escepticismo por el momento sobre las consecuencias del acuerdo. Porque Goldman Sachs, por ejemplo, aunque cree que el precio del crudo puede subir entre 7 y 10 dólares a corto plazo, a medio no ha cambiado sus estimaciones porque tiene dudas sobre cómo se aplicará el recorte de producción y si los países miembros de la OPEP cumplirán con él.

A continuación, también activó a la renta variable. El acuerdo provocó, por su parte, un repunte discreto de la Bolsa americana, que era la que estaba abierta y pasó de los números rojos a los verdes, pero sin estridencias, cuando trascendió el acuerdo. Algo parecido le sucedió a la brasileña, por ejemplo, muy ligada al precio del petróleo. En cambio, por la mañana, el índice hindú sí perdía posiciones, debido a que es un país netamente importador de crudo. Por tanto, si bien la mayor parte del mundo emergente estaba de enhorabuena porque un crudo más caro implica más ingresos, también hubo algunos perjudicados.

En el Viejo Continente, el rebote fue de más a menos. Así, el selectivo español, que comenzaba la jornada cómodamente por encima de los 8.800 puntos, marcando máximos de la jornada por encima de los 8.860 puntos en los primeros cambios de la sesión, al final prácticamente abandona la cota de los 8.800 puntos. Al cierre, dio un último cambio en los 8.796,3 puntos, lo que supone un avance tan discreto como el de la sesión anterior, en el entorno del 0,64%.

El Ftse 100 británico fue al final el más rentable de la sesión, con una revalorización del 1%, seguido del PSI-20 de Lisboa, que ganó un 0,94%, mientras el Ftse Mib de Milán se apuntó un 0,72%. El Cac 40 francés, por su parte, cerró el día con una ganancia del 0,26%. En negativo, al final, terminó el Dax alemán, que cedió un 0,3% (y eso que Deutsche Bank cerró una nueva sesión al alza).

     

Repsol lidera los avances e IAG encabeza las pérdidas

Pero Repsol aguantó hasta el final de la sesión encabezando los ascensos dentro del selectivo: sus títulos ganaron un 3,73%. A continuación, ArcelorMittal, que se apuntó un 2,42%, porque, junto al crudo, también ganaron posiciones los metales. Técnicas Reunidas y Ferrovial también avanzaron más de dos puntos porcentuales. Bankia se apuntó justo un 2%. A continuación, Mapfre, Aena y Gas Natural, que se apuntaron más de un 1%.

La compañía que se vino abajo fue Telefónica: al cierre ganó un 0,59%, debido a las dudas existentes alrededor de la salida a Bolsa de su filial Telxius, a la vista de la escasa demanda existente, que ha llevado a la suspensión de la operación.

En rojo, IAG fue el valor que más sufrió por la subida del petróleo: al cierre cedió un 1,43%. Le siguió en pérdidas el Popular, con un descenso del 0,91%. A continuación, Mediaset, que retrocedió un 0,66%. Amadeus, Meliá y Grifols perdieron en torno a medio punto porcentual. Bankinter, Merlin y Red Eléctrica completaron la lista de valores en negativo.

En el Índice General de la Bolsa de Madrid, Urbas fue el valor que más ganó, con una subida del 10%. A continuación, Codere, que se anotó un 7,14%. En negativo, el peor fue Testa, que se dejó casi un 11%.

Pero en general se puede hablar de buen ánimo en los mercados gracias al crudo, porque la OPEP ha pillado desprevenido al mercado. Los inversores esperaban que Irán y Arabia Saudí generarían expectativas para un acuerdo posterior con objeto de mantener los precios o para limitar su caída, como había ocurrido en otras ocasiones, pero sin cerrar nada. Parece que ahora se pliegan a recortar la producción para ver cómo actúan los países que no son miembros del cártel y para ver cómo actúan los precios.

   

Noticias de Estados Unidos y tipos de interés al alza

     

Si los índices europeos al final se vinieron abajo ello tuvo que ver con que eso mismo sucedió en Estados Unidos. El Dow Jones, que comenzaba la jornada prácticamente plano, al cierre del mercado europeo cedía un 0,35%. Ello después de la publicación de varios datos económicos en la primera economía del mundo. Sin ir más lejos, el PIB del segundo trimestre, que se revisó al alza desde el 1,1% hasta el 1,4%, cuando se esperaba que fuera hasta sólo el 1,3%. También fue positivo el dato de paro semanal. El dólar registró su mayor apreciación contra el yen en un mes debido a que el mercado descontó una próxima subida de los tipos de interés. Pese a que el dato de preventas de viviendas no fue tan bueno, el presidente de la Fed de Atlanta, Dennis Lockhart, reiteró que la economía americana está acercándose a los objetivos de máximo empleo y a una tasa de inflación del 2%, es decir, a los objetivos del banco central.

Aunque desde más temprano, también en el mercado de deuda habíamos visto consecuencias del acuerdo de la OPEP. Un crudo más caro implica que los inversores comiencen a descontar una inflación más alta y, por ello se observaron subidas en las rentabilidades de los bonos. El interés de los títulos españoles a diez años pasó desde el 0,89% hasta el 0,92%, mientras que el de sus comparables alemanes pasó desde el 1,18% hasta el 1,21%.

Ya la inflación está repuntando en España: la inflación se colocó en septiembre en el 0,3%, frente a la del -0,1% del mes anterior. Se esperaba un crecimiento, pero menos importante que el registrado. Se trata del primer incremento desde el verano de 2015, y el mayor desde abril de 2014. Además, en Alemania el IPC también ha subido más de lo previsto por los analistas.

Temas