Los mejores activos para invertir en 2018

Los mejores activos para invertir en 2018

La renta variable es la apuesta más clara de los expertos y dentro de ella, la europea, aunque hay dudas con la evolución de la renta fija

CRISTINA VALLEJO MADRID.

El nuevo año arrancará con una apuesta clara de inversión por parte de los expertos: la Bolsa. Este activo, que se ha comportado muy bien durante 2017, volverá a brillar en el nuevo ejercicio. Pero no solo por eliminación, por la falta de alternativas rentables, sino también porque las cifras de crecimiento económico y de beneficios empresariales respaldan esta apuesta.

Pero, a pesar de estas buenas perspectivas, 2018 no será un paseo militar en los mercados. Los riesgos geopolíticos seguirán teniendo protagonismo, con más citas electorales en Europa y con Corea del Norte y Oriente Medio como puntos calientes. En este sentido, desde Allianz Global Investors aseguran que «la geopolítica es ahora el riesgo más importante para los inversores y ésta conservará su potencial de desestabilización de la economía global en 2018».

Evolución de los tres índices bursátiles en base 100. Fuente
Inversión & Finanzas.com.

También existe el temor, en palabras de Lionel Aeschlimann, de Mirabaud, de que un incremento de la inflación lleve a una subida de los tipos de interés «más rápida» de lo esperado y provoque una corrección. En cualquier caso, de lo que más se habla estos días es de si el mercado alcista estadounidense está llegando a su fin o se puede retrasar con la reforma fiscal de Donald Trump. Por ello, y ante el vértigo que dan los niveles alcanzado por las cotizaciones en Wall Street, la mayoría de los analistas apuestan por Europa frente a Estados Unidos. Luca Paolini, de Pictet AM, afirma que «las acciones americanas pueden comportarse peor que las de Japón y Europa por primera vez desde 2006».

Oportunidades

Pero ello no implica que no haya oportunidades en la Bolsa de Nueva York. De acuerdo con Peter Bourbaeu, gestor de Legg Mason, existirán «para aquellos inversores que inviertan más allá de los gigantes tecnológicos de gran visibilidad». Y añade: «Nos interesan aquellas empresas que muestran más controversia. Y creemos que en el año 2018 deberíamos encontrar oportunidades en las firmas estadounidenses de los sectores energético, de salud y financiero (excluyendo los bancos), así como ciertos valores del sector del consumo básico».

Lionel Aeschlimann, de Mirabaud, cree que el año 2018 arrancará más positivo con Europa que con Estados Unidos: «A Estados Unidos le rebajamos desde sobreponderar a neutral. En Europa todavía aconsejamos sobreponderar en 2018. Con poca inflación, tipos bajos y crecimiento económico, todo es favorable para que la Bolsa europea suba».

Los resultados electorales de Cataluña han dibujado el escenario menos deseado por la Bolsa española. Aunque Ciudadanos fue la fuerza más votada el pasado día 21, el bloque independentista obtuvo la mayoría absoluta. Esto abre un periodo de incertidumbre que puede provocar que el Ibex-35 vuelva a quedar rezagado respecto al resto de Bolsas internacionales.

«El riesgo político de Cataluña puede suponer mayor volatilidad de nuestro índice respecto al resto de Europa, con un peor comportamiento en momentos de incertidumbre. Una normalización de ese riesgo podría permitir una mejor evolución de los valores españoles», afirma Sara Herrando, de Norbolsa. La Bolsa española es la más barata de Europa y la que tiene mejores perspectivas si el conflicto político catalán se supera, afirma Óscar del Diego, de Ibercaja Gestión. Así, según este experto, con un crecimiento de los beneficios de entre un 8 y un 10% y más de un 4% de rentabilidad por dividendo, en 2018, si se diluye la incertidumbre política, el Ibex-35 debería subir más de un 15%.

Es el mismo potencial de subida que le otorga David Pina, analista de Activ Trades, siempre que se estabilicen los riesgos políticos provocados por el resultado electoral en los comicios catalanes y el resto de Bolsas mundiales «acompañen y continúen con la tendencia alcista reinante». A la hora de hablar de valores, Pina cita a Cellnex Telecom, «que sigue ofreciendo buenas perspectivas de cara a 2018, ya que continuará con su expansión en Europa», y a IAG, «que podría tener un año muy positivo si los indicadores macro continúan mostrando fortaleza y la libra sigue subiendo». También se muestra muy positivo con Amadeus, «que está desarrollando y comercializando nuevos servicios para hoteles y sistemas de pago que podrían dar buenos frutos de cara al próximo año».

En su lista de valores favoritos de la Bolsa española para el próximo año, los expertos de Bankinter incluyen a Santander y BBVA en el sector bancario, a Meliá y eDreams en el turístico, a Acerinox en el industrial, a Amadeus en el tecnológico, a Ferrovial en el de construcción, a Colonial en el inmobiliario, a Repsol, Iberdrola y Enagás en el energético, y a Viscofán en el de consumo.

¿Qué pasará con la renta fija?

Un entorno de posible crecimiento de la inflación y tipos de interés más elevados no es el mejor para la renta fija. Pero una gestión dinámica, trabajando tanto con el riesgo de crédito como con las duraciones, puede ayudar.

La deuda pública no es ni mucho menos la favorita. Su rendimiento es muy escaso y está muy expuesta al riesgo de tipos. David Ardura, de Gesconsult, desaconseja la deuda soberana, a excepción de la de Portugal. A Nick Maroutsos, de Janus Henderson, dentro del mundo desarrollado, le gusta la deuda australiana.

La deuda corporativa puede dar un plus de rendimiento, pero actualmente su riesgo es más elevado. Los expertos de Robeco explican que «la relación riesgo/rentabilidad ha adoptado una clara inclinación del lado del riesgo».

Los expertos de Citi señalan que para 2018 se espera un euro más fuerte, pero de acuerdo con BofA Merrill Lynch, el dólar puede apreciarse en la primera parte del año, impulsado por la reforma fiscal estadounidense, hasta niveles de 1,10 unidades. No obstante, Luca Paolini prevé que la moneda única suba frente al dólar hasta niveles de 1,22 unidades.

En cuanto al oro, puede ayudar en los episodios de volatilidad que se den durante el próximo ejercicio. En el comienzo del año, tiene muchas posibilidades de encontrar un soporte duradero sobre el que afianzar la continuidad de la tendencia alcista de los dos últimos años. Según el analista técnico Jorge del Canto, los dos soportes más importantes a vigilar se sitúan en los 1.170 y los 1.105 dólares por onza. Las resistencias a contemplar, por encima de los 1.260 dólares, están en los 1.300 dólares para despejar el corto plazo y los 1.380 para confirmar la tendencia a medio y largo plazo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos