Madrid y Barcelona empujan el precio de las casas a su nivel más alto en un año

Viviendas en venta. :: reuters/
Viviendas en venta. :: reuters

El tirón de demanda en las grandes capitales y la fortaleza del mercado de segunda mano hizo que la vivienda se encareciera un 5,6% en primavera

J. A. BRAVO MADRID.

Preocupación no, atención sí. Así se puede resumir el sentir del sector inmobiliario a la vista de que el INE acaba de confirmar lo que algunas tasadoras ya venían anticipando hace semanas. El fuerte tirón de demanda que el mercado viene registrando en las dos principales capitales del país, Madrid y Barcelona, está haciendo que la subida media del precio de la vivienda resulte mayor de lo que se preveía.

Distintas entidades financieras estiman que un incremento «sostenible» de esos valores estaría «entre el 4% y el 5% anual, esto es, justo en la frontera que según el instituto estadístico se habría movido en el primer semestre. En lo que va de año la vivienda media en España de precio libre (por tanto, excluidas las de protección oficial) se ha encarecido un 4,3%, aunque sí se compara con el mismo período de 2016 el incremento se eleva al 5,6%.

Sin obviar -apuntan los expertos- que incluso se están registrando alzas de dos dígitos en zonas con escasa oferta o donde existe un 'boom' turístico como Las Palmas e Ibiza, por ejemplo. Desde las tasadoras se señala que estamos ante las consecuencias de un «efecto rebote en el mercado inmobiliario tras la crisis». De hecho, en la firma Tinsa estiman que las ventas del sector «aún no han recuperado lo que llamaríamos velocidad de crucero».

Así, aunque de enero a junio cambiaron de manos 235.672 casas en todo el país, mejorando en casi un 20% de media las cifras del ejercicio anterior, aún se registran un 25% menos de operaciones que en 2008. Con los precios ocurre algo parecido. De acuerdo con distintos portales inmobiliarios, su coste es todavía entre un 37% y un 43% inferior al registrado antes de la crisis.

Por ese motivo, prácticamente todos los actores del sector descartan que se pueda producir un 'boom', al menos a corto, incluso medio plazo. No obstante, el mercado ya ha encadenado trece trimestres consecutivos de subidas, es decir, prácticamente tres años completos donde el valor de la vivienda no ha parado de crecer tras los fuertes descensos de la etapa anterior. De hecho, el alza interanual del 5,6% registrado entre abril y junio es el más alto desde principios de 2016, cuando se llegó a contabilizar un 6,3%.

De forma aislada, en el segundo trimestre el valor de las casas se incrementó dos puntos, empujado especialmente por las nuevas (2,6%) que parecen estar superando ya en demanda a las usadas (1,9%). Desde enero, asimismo, las viviendas a estrenar han subido de precio un 6,3% frente al 4% de las de segunda mano.

Por autonomías se observa claramente que Madrid y Cataluña son los motores fundamentales de la recuperación de precios. En la primera están subiendo ya a un ritmo del 10,9%, tres décimas más que a comienzos de la primavera pasada, mientras que en la segunda lo hacen a una velocidad del 9,3%, medio punto más que al cierre de marzo. Y pese a ello aún resultan un 25% y un 33%, respectivamente, más baratas que hace tan solo dos años.

El índice IMIE General y Grandes Mercados dado a conocer esta semana por Tinsa arroja un encarecimiento del 6,8% en las viviendas de capitales y ciudades de mayor tamaño, y del 6,7% en las áreas metropolitanas.

Fotos

Vídeos