Internet y la televisión tiran del negocio de las 'telecos' en el 2017

El sector facturó 24.809 millones por contratos minoristas, solo un 0,6% menos pese a la fuerte caída en servicios de voz

J. A. BRAVO

Madrid. Hablar por teléfono, ya sea por fijo o móvil, ha dejado de ser un negocio prioritario para las operadoras de telecomunicaciones. La clave reside en los servicios añadidos, sobre todo conexiones rápidas a internet y televisión de pago.

Los resultados del sector en 2017 así lo evidencian. Solo en el cuarto trimestre -período informado ayer por la CNMC- los ingresos por conexiones de banda ancha fija crecieron un 6,9% hasta sumar 1.130 millones de euros, mientras que en la móvil aumentaron un 8,1% para llegar a casi 1.196 millones. Entre ambos supusieron más de un tercio (36%) del negocio minorista de las 'telecos' (particulares y empresas, que alcanzó los 6.398 millones tras crecer un 1,2%.

Puede parecer una subida pequeña, pero considerando el fuerte descenso de su facturación en los servicios tradicionales de voz cobra un valor extra. De octubre a diciembre las ventas por llamadas en telefonía fija cayeron un 10,5% para quedar en 577 millones. A su vez, lo ingresado por llamadas móviles descendió un 8,4% hasta 1.059 millones, suma que es el doble que la fija, un ámbito claramente en retroceso en lo que es solo voz pues en comunicaciones de empresa subió casi un 10% (357 millones).

El otro soporte creciente del negocio minorista son, desde hace varios trimestre, los servicios audiovisuales. De octubre a diciembre subieron un 6,4% hasta llegar a 1.229 millones. Por el contrario, los servicios de información telefónica -criticados desde el regulador del mercado por el alto precio de muchos y sus deficiencias- redujeron su aportación un 6% para quedar en casi cuatro millones.

En conjunto, los contratos de particulares y empresas aportaron 24.809 millones de euros a las arcas de las 'telecos' el año pasado, lo que supuso un pequeño descenso del 0,6%. Sin embargo, sin la mejora del negocio en conexiones a banda ancha y televisión de pago la merma habría resultado mayor.

De hecho, el despliegue de redes de fibra óptica hasta el hogar (FTTH) -casi la mitad de las conexiones de banda ancha (el 45%) son de este tipo- alcanzó en 2017 los 37 millones, una cobertura grande considerando los 46,5 millones de habitantes que tiene España. De ellos, no obstante, los accesos que están activos -esto es, los abonados- son 6,6 millones. Además, las líneas móviles con internet subieron un 6,7% y ya suman 44,2 millones.

Respecto a la televisión, los paquetes cuádruples y quíntuples suman ya 11,7 millones, un 6,4% más.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos