«El informe final que entregamos es tan importante como la puntuación»

Javier González. :: l.r./
Javier González. :: l.r.

La labor altruista de este evaluador permite a las organizaciones conocer sus «puntos fuertes y áreas de mejora» advertidos en el proceso Javier González Evaluador

M.S. LOGROÑO.

Desde 2007, Javier González pertenece al Club de Evaluadores de La Rioja. Junto a sus compañeros, realiza de manera altruista las visitas y los análisis de las organizaciones que optan a una puntuación para medir sus modelos de trabajo. Una labor «que requiere un esfuerzo considerable y a la que hay que dedicar muchas horas», pero que permite «compartir conocimiento y contribuir a difundir la excelencia».

-¿Cuáles son las principales herramientas de trabajo con las que cuenta un evaluador?

-La herramienta fundamental con la que trabajamos es la memoria que deben realizar las organizaciones que se presentan a cada convocatoria. Luego hacemos una visita a la empresa o entidad y es ahí cuando los evaluadores comprobamos todos los aspectos que nos han ofrecido dudas o contradicciones al haber leído la memoria. Además, como

trabajamos en equipo, luego hay un paso fundamental que es una reunión de consenso, donde se junta todo el equipo evaluador y pone en común todas las observaciones que han hecho todos los miembros del grupo. Es un punto muy importante en las evaluaciones EFQM.

-¿Cómo se presentan los resultados a la organización?

-Hay una reunión final de equipo en la que se hace un informe tomando en consideración todas las observaciones que se ponen en común entre los evaluadores y se llega a una nota numérica que se transmite a la organización. Pero tan importante como la nota es el informe final que entregamos a la organización, en el que vamos detallando por cada criterio del modelo los puntos fuertes y áreas de mejora que el equipo evaluador ha visto durante el proceso. Es un documento que la organización puede aprovechar muy bien y para mí es el producto final y fundamental de todo el proceso de evaluación.

-¿Qué valores se llegan a alcanzar en La Rioja?

-Los reconocimientos aquí se hacen con puntuaciones de 300, 400 y 500 puntos. El modelo europeo llega a los mil, pero alcanzarlos sería un referente mundial en toda la gestión en todos los aspectos, ni las organizaciones que están a un nivel muy avanzado los alcanzan. Estar en un nivel de 500 puntos, con lo que en La Rioja se otorga la 'Q de oro', ya es estar en un nivel de gestión muy avanzado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos