La inflación se modera en junio al 1,5% por la rebaja de los carburantes

Los precios se reducen cuatro décimas respecto a mayo a pesar del repunte de los servicios turísticos, según el INE

David Valera
DAVID VALERAMadrid

Los precios se moderaron en junio cuatro décimas hasta situarse en el 1,5% en tasa interanual, lo que permite encadenar dos meses con la inflación en línea descendente. Esta reducción se produce por el comportamiento bajista de los productos de la energía, que lograron compensar el encarecimiento de los servicios turísticos. En concreto, los carburantes se abarataron, mientras que la electricidad tuvo un incremento inferior al de hace un año, según datos publicados hoy por el INE. De esta forma, el IPC acumula diez meses en cifras positivas y se sitúa en los niveles estimados por el Gobierno para este año.

Entre los productos que más contribuyeron a esa moderación de los precios está el transporte, que redujo su variación anual más de un punto y medio hasta el 1,8% a causa de la bajada de los precios de la gasolina y el gasoil este mes, frente a la subida registrada el año pasado. Un comportamiento que es consecuencia directa del estancamiento de los precios del barril de petróleo por debajo de los 50 dólares a pesar del recorte de la producción realizado por los países exportadores englobados en la OPEP.

Asimismo, la vivienda también contribuyó a ese descenso al registrar una tasa del 3,6%, lo que supone casi dos puntos menos de la del mes anterior, debido a que el aumento de los precios de la luz en junio fue inferior al registrado en el mismo periodo del pasado año. También destaca la disminución de los precios del gasóleo para calefacción, frente a la subida experimentada en 2016. Además, los alimentos y bebidas no alcohólicas, con una variación anual del 0,8%, tres décimas por debajo de la de mayo, a causa de que los precios de las frutas suben este mes menos que el mismo mes del año anterior, y a la disminución de los precios de las legumbres y hortalizas.

En el lado opuesto, aquellos productos de la cesta de la compra que más incrementaron sus precios en el sexto mes del año fueron aquellos relacionados con el turismo. Así, los hoteles, cafés y restaurantes presentaron una tasa anual del 2,2%, cuatro décimas superior a la del mes anterior a consecuencia del encarecimiento de los servicios de alojamiento. Asimismo, el ocio y la cultura, cuya variación del 1,4% fue dos décimas mayor que la del mes pasado. Este aumento se debe, en su mayor parte, a la subida de los precios de los paquetes turísticos, mayor este año que en 2016.

En cualquier caso, a mitad del ejercicio la inflación ya se ha reducido significativamente desde el repunte que experimentó a comienzos de 2017 cuando se situó en el 3% por el alza del precio del petróleo, que repercutió en los carburantes y el recibo de la luz. Sin embargo, superado ese efecto escalón –la subida coincidió con los bajos precios de las materias primas un año antes- el escenario se estabiliza con tasas más moderadas.

Suben los productos no energéticos

De hecho, la inflación subyacente (índice general sin alimentos no elaborados ni productos energéticos) aumenta dos décimas en junio hasta el 1,2%, lo que demuestra que los productos de la cesta de la compra menos volátiles se han encarecido. El Ejecutivo siempre ha defendido que según transcurra el año ambos índices, el general y la subyacente, se aproximarán hacia la convergencia.

De hecho, el Gobierno prevé que el IPC acabe el año en el 1,5% de media, por lo que los precios deberían moderarse todavía más en la segunda parte del año. Sin embargo, aunque se cumplan esas estimaciones el comportamiento de la inflación acarreará pérdidas de poder adquisitivo para los pensionistas, que apenas vieron cómo su paga se revalorizó un 0,25% -el mínimo que marca la ley-. Una menor capacidad de compra para este colectivo que se suma a la registrada en 2016 cuando el IPC acabó el año en el 1,6% y las pensiones se habían incrementado de nuevo el 0,25%.

La evolución de precios también perjudica el bolsillo de los trabajadores. Así, la subida media de salarios pactada en los convenios se situó en junio en el 1,3%. Esto implica una pérdida de poder adquisitivo de dos décimas frente a una inflación del 1,5%. Para tratar de mitigar estos efectos los sindicatos han propuesto a la patronal una revalorización salarial entre el 1,8% y el 3% en función de las capacidades de cada empresa con el objetivo de que los trabajadores recuperen capacidad económica en un contexto de recuperación con un PIB que puede crecer más de lo esperado y situarse alrededor del 3%. La respuesta de la patronal fue situar una banda de entre el 1% y el 2,5% dependiendo de la productividad.

Por último, el IPC Armonizado (homogéneo en toda la UE) se situó en el 1,6%, lo que supone tres décimas superior al registrado en la zona euro. Esta brecha desfavorable a España perjudica la competitividad vía precios de las exportaciones, aunque de momento no se ha traducido en una ralentización del ritmo de ventas. De hecho, la estimación es que el sector exterior mantenga su contribución al PIB con cinco décimas.

Temas

Ine, Ipc

Fotos

Vídeos