Hacienda pretende pactar el alza salarial de los funcionarios en un mes e incluirlo en Presupuestos

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro./EFE
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. / EFE

Los sindicatos insisten en que el Gobierno se ha comprometido a subir el sueldo a los empleados públicos aunque no haya cuentas públicas

David Valera
DAVID VALERAMadrid

Hacienda quiere llegar a un acuerdo sobre la revalorización salarial de los funcionarios en un mes. La repentina prisa para alcanzar un pacto con los sindicatos de los empleados públicos responde a la intención del Gobierno de presentar los Presupuestos de 2018 como muy tarde a finales de marzo o principios de abril. Por tanto, el acuerdo sobre las retribuciones de los funcionarios debería estar cerrado antes de esas fechas para incluirlo. Esa es la idea que les trasladó este lunes el ministro Cristóbal Montoro a los representantes de UGT, CC OO y CSIF, en lo que supuso la reanudación de las negociaciones.

Sin embargo, esa intención de Hacienda es probable que choque con la realidad de que la crisis de Cataluña impida que se aprueben las cuentas públicas ante la falta de apoyos parlamentarios. Algo que, según los sindicatos, no implicaría que no se produjera una subida salarial este año. «Cabe la posibilidad de que no se presenten los Presupuestos, pero independientemente de ello Hacienda se ha comprometido a llegar a un acuerdo para recuperar poder adquisitivo», explicó el coordinador del Área Pública de CC OO, Pepe Fernández.

Una idea que también defendieron desde CSIF al afirmar que la revalorización y la oferta de empleo público se llevarán a cabo «haya o no haya Presupuestos». Por su parte, desde UGT Julio Lacuerda resaltó que la base de la negociación es la propuesta planteada por Hacienda en septiembre de un alza salarial en tres años del 5,25% que podría llegar al 8% según las variables, y que «tendrá que ser mejorada». Según los sindicatos, el ministro no descartó mejorar esa oferta, sobre todo en lo que se refiere a las "garantías" para cobrar la parte variable y que se basan en las previsiones de crecimiento o de inflación del Gobierno.

Otra de las reivindicaciones que también están sobre la mesa es la vuelta a la jornada laboral de 35 horas semanales (actualmente son 37,5 horas). Una posibilidad que el propio Montoro ya dijo estar dispuesto a aprobar para algunos empleados públicos, como aquellos con turnos de nocturnidad o a los docentes. La próxima reunión se producirá el día 12 con la secretaria de Estado de Función Pública.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos