Hacienda apuesta por una tasa a las tecnológicas para financiar la revalorización de las pensiones

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, junto al titular de Economía, Román Escolano y el portavoz del Gobierno. :: efe/
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, junto al titular de Economía, Román Escolano y el portavoz del Gobierno. :: efe

Montoro ve ahora «asumible» los 3.300 millones de coste que supondrá subir el 1,6% estas prestaciones en 2018 y 2019

DAVID VALERA MADRID.

El Gobierno necesita más ingresos tributarios para afrontar el mayor gasto en pensiones teniendo en cuenta que la Seguridad Social tiene un déficit de 17.000 millones que tardará en desaparecer, según el Ejecutivo, al menos tres años. Para ello, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, defendió ayer la búsqueda de «nuevas fórmulas de gravamen» entre las que se encuentra un impuesto sobre las transacciones de las grandes compañías tecnológicas como Google, Facebook o Amazon que también defienden otros grandes países europeos como Alemania, Francia o Italia.

«Las pensiones subirán lo que podamos, pero no pueden subir lo que no podamos». Esa fue la categórica afirmación del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, hace apenas un mes. Con esa frase justificaba una vez más la negativa del Ejecutivo a elevar estas prestaciones más allá del mínimo legal del 0,25% y se resistía a hacerlo conforme al IPC como le exigían cientos de miles de pensionistas en la calle y parte de los partidos de la oposición. Sin embargo, ese discurso ha quedado en agua de borrajas y el Estado sí que ve ahora asumibles los 3.300 millones que costará aumentar estas prestaciones un 1,6% tanto en 2018 como en 2019 -según la inflación prevista- para cumplir con el acuerdo alcanzado con el PNV en los Presupuestos. En concreto, el impacto de la revalorización será de 1.500 millones este curso (el PP ya presentó ayer una enmienda con una transferencia del Estado a la Seguridad Social de 1.333 millones) y otros 1.800 millones el próximo ejercicio. A esto debe sumarse el incremento de 1.000 millones que supone la revalorización del 3% de las pensiones mínimas o las de viudedad un 4%.

LOS DATOS

17.000
millones es el déficit actual de la Seguridad Social, que no desaparecerá hasta 2021, según Hacienda.
5.000
millones el la recaudación que prevé Bruselas de un impuesto a las grandes tecnológicas.

Sin embargo, Montoro negó ayer que exista una contradicción en el discurso del Ejecutivo y aseguró que ahora hay «margen» presupuestario para afrontar esta subida por el ahorro en el gasto a través de los menores intereses de la deuda (unos 650 millones) y el coste más limitado del rescate de las autopistas de peaje (estimado en 2.000 millones por la Autoridad Fiscal).

Pero el Gobierno también necesita elevar los ingresos tributarios. «Un gravamen que vamos a proponer en el Pacto de Toledo sobre grandes compañías y sus transacciones digitales permitirá financiar mejor el Estado», explicó el titular de Hacienda en su intervención tras el Consejo de Ministros en el que se aprobó el plan de estabilidad 2018-2021. Esto no significa que esta tasa sea de carácter finalista (algo que podría ser recurrido por las compañías afectadas), sino que permitirá elevar los recursos del Estado. Y es que Montoro advirtió que será la administración central quien «asumirá los incrementos de las pensiones» mientras se mantenga el agujero de la Seguridad Social. Esto significa que el Gobierno necesita nuevos ingresos para afrontar esos mayores gastos. «Habrá que actualizar tasas sobre actividades económicas que no están pagando suficientes impuestos en España», señaló Montoro en referencia a esas grandes tecnológicas.

Superávit público en 2021

En cualquier caso, el titular de Hacienda dejó claro que la intención de España es ir de la mano con sus homólogos comunitarios. «Hay una nueva fiscalidad de ámbito europeo», explicó al recordar que esa tasa no iría contra el consumidor, sino hacia las grandes compañías digitales que «no pagan suficiente en los estados donde tienen un gran volumen de negocio». La propia Comisión Europea ha propuesto un gravamen del 3% sobre las ventas de estos gigantes -aquella compañías con una facturación superior a los 750 millones-. La autoridades comunitarias estimaron que se podrían recaudar unos 5.000 millones al año.

Asimismo, Montoro insistió en el compromiso del Gobierno de cumplir la senda de estabilidad. De hecho, el Ejecutivo prevé tener superávit presupuestario en 2021, es decir, 14 años después del último saldo positivo. Para ello será necesario cumplir la senda de reducción que supone rebajar el déficit del 3,1% de 2017 al 2,2% en 2018, algo que algunos organismos como el Banco de España o la Autoridad Fiscal ponen en duda.

En cualquier caso, el objetivo de déficit se mantiene en el 1,3% para 2019 y ya en 2020 el desfase será de sólo el 0,5% correspondiente en su totalidad a la Seguridad Social. De hecho, Hacienda prevé ya para ese curso tener ejercicio presupuestario gracias al superávit del resto de administraciones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos